Arte

¿Que hay para ver en “Manhattan, uso mixto”?

Nueva York en 400 fotos. Es algo pretencioso querer sintetizar a la Gran Manzana en 4 centenas de imágenes, pero esa es la premisa de la exposición “Manhattan, uso mixto” que está actualmente en el Museo Reina Sofía. De paso por este recinto de arte, di unas vueltas por la muestra y a continuación te dejo mis impresiones.

Está claro que se trata de una muestra de museo y lejos está de ser una exposición para quienes buscan un costado turístico en estas imágenes. Predominancia de fotografías en blanco y negro y muchas impresiones de pequeñas cosas que habitan una ciudad grande como esta. “Manhattan, uso mixto” se propone retratar las últimas 4 décadas de la ciudad que no duerme, aunque cabe destacar que se centra más en los ’70 y los ’80, décadas en las que en Manhattan reinaba el desorden, el crimen y la suciedad.

Muelles con retratos de parejas de homosexuales teniendo relaciones a escondidas, calles de Chinatown con manchas de sangre e impresiones aéreas que nos muestran una Manhattan en la que todavía no había una gran abundancia de rascacielos como la que podemos presenciar hoy si visitamos esta ciudad.

“Manhattan, uso mixto” hace un enorme esfuerzo por no mostrarnos los lugares más tradicionales de la ciudad, tal como si se tratara de una visita guiada en un autobús sin techo por las calles de Nueva York, ya que evita todo el tiempo las referencias obvias: no hay imágenes del 9/11 (las Torres Gemelas aparecen solamente en su fase de construcción y en alguna panorámica que las muestra escondidas tras otros edificios), pocas veces se ve al Empire State y lo poco que podemos ver de Times Square son algunos rasgos distinguibles tras los retratos de algunos manifestantes en contra de alguna guerra (vaya uno a saber cual).

Sin embargo, la estatua de la Libertad si tiene su espacio destacado en un audiovisual que nos la muestra desde una perspectiva imposible para el visitante a Liberty Island: tomas aéreas que la recorren muy de cerca mostrando las manchas de óxido a la vez que los rasgos faciales y las ondulaciones de esta dama colosal.

Al fin de cuentas, una muestra que pretende mostrarnos un costado tal vez ya extinto de esta ciudad, su faceta pre-Giuliani, probablemente la menos turística.

Imagen: encuentrosfotograficos