Libros

8 años de cárcel a causa de Shakeapeare

Una primera edición de 1623 (siete años después de la muerte de su autor, William Shakespeare), de la que sólo quedan 250 copias: ese es el botín que le ha costado a un bon vivant una sentencia de ocho años de cárcel.

Raymond Scott, de 53 años y vendedor de antigüedades sin trabajo fijo, dueño de un ferrari, con numerosas deudas en su haber, intentaba, a decir de la sentencia, “financiar su ridículo estilo de vida de ‘playboy’ e impresionar a una mujer que conoció en Cuba” fue capturado mientras ofrecía el ejemplar del siglo XVII en la biblioteca Folger Shakespeare en Washington D.C.

La copia en posesión de Scott era robada. Aunque no se le condenó por el hurto, cargo del que fue absuelto, sino por “manejar bienes hurtados y sacar propiedad robada de Gran Bretaña”. Expertos declararon que Scott había dañado el volumen, desgarrrando páginas que afectaban su valor en un millón de libras.

Scott, quien acumula 25 condenas relacionadas sobre todo con fraudes, asegura que hay “una conspiración entre los expertos de Shakespeare” para condenarlo.

Fuente: EP

Imagen: Arthostage