Cine y TV

A propósito de IMAX y el futuro del cine

IMAX 3D on gold cubes

¿Es IMAX el futuro en materia de proyección cinematográfica? La respuesta a esta pregunta llegará con el tiempo, pero podemos anticiparnos un poco haciendo un análisis de lo que es hoy la experiencia de visionado audiovisual.

El cine ha sabido resistir a ciertas factores externos que significaron (y significan) una amenaza a su existencia. La televisión, la aparición de formatos de reproducción hogareños tales como el VHS, el DVD o el Blu-Ray y la pirateria son algunos aspectos que atentan contra la existencia de la sala cinematográfica como espacio de visionado de películas. Contra eso, el cine ha sabido responder con mayor o menor grado de éxito, presentando novedades técniacs tales como el widescreen, el sonido stereo, el sonido envolvente, el 3D y, más cerca en el tiempo, salas que combinen todo esto con una pantalla gigante: los cines IMAX. ¿Pero son estas salas las salas del futuro?

Creo que es difícil asegurar que si. Piensen sino en algunas cuestiones como los elevados costos de producción que significa filmar una película pensando en uan proyección IMAX (costo que se traduce en un precio más elevado de la entrada a la sala) y en lo ridículo que puede llegar a ser aplicar este tipo de tecnología en películas que no basan su fortaleza en su despliegue técnico (¿imaginan un drama de época en 3D con un furioso sonido envolvente?).

Es por eso que podría asegurar que el IMAX es solamente una novedad (que por cierto, sorprende y mucho por su innovación visual), pero que dificilmente se convierta en un estándar de proyección. Además basta pensar en otros experimentos cinematográficos de proyección que se quedaron solamente en la novedad de la sorpresa y no supieron convertirse en estándares. Un ejemplo cabal es el mismísmo 3D. El 3D es tán viejo como la tercera parte de “Tiburón” (que dicho sea de paso llevaba el ingenioso nombre de “Tiburón 3D”). Lo que sucedió con esta técnica es que no se siguió utilizando con frecuencia debido a sus elevados costos, aunque en la actualidad el incremento de amenazas al cine obliga a las grandes casas productoras a invertir en el 3D (a pesar del incremento de costos que ello significa) para poder seguir teniendo colosales ganancias.

No hay duda de que el cine debe evolucionar para no extinguirse, debido a que los formatos de reproducción hogareña han avanzado bastante en detrimento de la afluencia de público, pero es difícil pensar que esa evolución va por el camino de la pantalla enorme con sonido envolvente e imagen en 3D.