Música y Teatro

AC/DC se presentó en Buenos Aires: TNT en el Monumental

Finalmente las campanas del infierno sonaron en Buenos Aires. La banda de hard rock AC/DC hizo este miércoles su primera presentación en el estadio de River Plate e hizo delirar a las más de 50.000 personas que presenciaron el concierto. Aquí la crónica de lo que se vivió dentro del estadio.

Un enorme escenario con una pasarela que llegaba hasta la mitad del campo, coronado por tres gigantescas pantallas de LED: dos en los laterales y una en el centro. Sobre las pantallas laterales, dos gorras gigantes de las que usa Angus con los respectivos cuernitos característicos. Arriba en el centro, apenas un metro por debajo del arco de luces, asomaba la legendaria campana de AC/DC y mientras el público reprobaba a botellazos la presentación de Las Pelotas, banda telonera, la ansiedad de poder ver al legendario grupo de los hermanos Young se iba apoderando del estadio.

Y así fue que con puntualidad el estadio se oscureció, la pantalla central mostró un simpático video en el que a bordo de una locomotora dos exuberantes mujeres dejan maniatado a un demoníaco Angus Young que oficia de conductor del tren. Desbocado, el tren acelera, la pantalla se parte en dos y desde el medio una gigantesca locomotora de utilería se hace presente sobre el escenario a la vez que “Rock n’ roll train” comienza a sonar para delirio de los espectadores que inmediatamente vieron como Brian Johnson, Angus Young, Malcolm Young, Phil Rudd y Cliff Williams aparecían en el escenario. Y el rock comenzó a sonar.

Potencia y energía, rasgos característicos de la música de AC/DC, es lo que brotaba de la presencia de Brian Johnson que arengaba constantemente a un público enardecido por las distorsionadas notas que emanaban de la Gibson SG del colegial Angus Young. Clásico tras clásico, intercalando de vez en cuando algún tema de su último disco Black Ice, la legendaria banda hizo vibrar al estadio con una formula conocida, pero no por eso menos exitosa: rock, rock y rock.

Los momentos destacados del show: el striptease de Angus durante “The Jack” que culmina con el guitarrista exhibiendo unos calzoncillos con la leyenda AC/DC, Brian Johnson corriendo hacia la campana para hacerla sonar como introducción a “Hells bells” y una enorme mujer inflable de tamañas curvas que se hizo presente sobre la locomotora cuando comenzó a sonar “Whole lotta Rosie”. Párrafo aparte para los interminables solos de Angus que no necesitaron apoyatura del resto de la banda para ganarse la aprobación de todo el público.

Sobre el final, los cañones estallaron sobre el escenario (literalmente) y la banda se despidió con “For those about to rock (we salute you)”. Un concierto con un espíritu rockero intacto, inquebrantable que al parecer los años no han afectado, aunque con algunas cuestiones técnicas de sonido para revisar, como los niveles de la guitarra de Angus que ocupaban un primer plano sonoro tan omnipresente que de a momentos opacaba la inoxidable voz del vocalista Brian Johnson.

Atrás quedó la noche del 2 de diciembre y por delante quedan las del 4 y el 6, noches en que el público del estadio Monumental volverá a ser sacudido toda la noche (“shooked all night long”) al ritmo de una banda explosiva como AC/DC.

Imagen: combinandosonidos

  • rocknrollenen

    muy buena nota describiendo una inolvidable noche :D

  • Evaristo

    Tengo entrada para el 6, Ya quiero estaaarrrrr !!!!!!!!!!!!!!!!

  • Evaristo

    Lo que me llama poderosamente la atención es la poca cobertura mediaitica que ha tenida esta tremenda banda, por que será??

  • mat

    muy buena la nota y el recitalestuvo increible, el mejor momento de mi vida.
    un saludo a todos los que le gusta AC/DC.