Libros

Adiós a Ernesto Sábato

Esta semana las letras argentinas perdieron a uno de sus autores claves: Ernesto Sábato (1911-2011), uno de los escritores clave para entender los años de la guerra sucia y el nacimiento de la democracia en aquel país.

¿Por qué escribía Sábato? En su El escritor y sus fantasmas (1967) aventuró una posible respuesta: “Los hombres escriben ficciones porque están encarnados, porque son imperfectos.”

Como escritor, siempre evitó a la literatura como un entretenimiento, y trabajó una novela donde “confluye lo biográfico y lo impersonal, lo cotidiano y lo insólito, lo irracional y lo inteligible” para comprender la realidad y socavarla.

Su visión realista y comprometida de la literatura le llevo a decir que en las anhelos nórdicos y machistoides de Borges se aprecia “la falta de vida y de fuerza”. Muy en cambio, creía que “Lo digno de una gran literatura es el espíritu impuro”.  El escritor, para Sábato, es un testigo que no está eximido de vivir.

Para adentrarse en el universo de este autor, recomendamos la lectura de su breve Informe sobre ciegos, homenaje involuntario a Lovecraft, donde la ceguera es una metáfora de la política argentina, y de las décadas de exterminio que vivió.

Como muestra del compromiso de Sábato, queda Nunca más, el informe sobre las atrocidades cometidas por la Junta Militar.

“El arte, como el amor y la amistad, no existe en el hombre, sino entre hombres”.

Fuente | Diario de Alcala