Cine y TV

‘Afterparty’ no es lo que te esperas

Póster 'Afterparty'Afterparty‘ llegaba a los cines el pasado 13 de septiembre como la primera incursión en el largometraje de Miguel Larraya y protagonizada por un joven y prometedor elenco encabezado por Luís Fernández, quien se hiciera famoso por su papel de ‘el culebra’ en la serie de Antena 3 ‘Los protegidos’.

Lo que a priori podría parecer un nuevo intento de hacer caja entre el público juvenil con la misma historia de crímenes y asesinatos de siempre, es en realidad una propuesta, cuanto menos, original y atrevida, dos adjetivos que no suelen utilizarse a menudo para definir a nuestro cine.

El argumento de esta cinta gira en torno a la envidiable vida de Carlos “El Capi”. Este joven y guapo actor se ha hecho muy famoso como protagonista de la serie de televisión  ‘Campamento Misterio’ y no hay una sola adolescente en España que no se muera por sus huesos. La vida de Carlos es una sucesión de fiestas, alcohol y sexo, además acaba de firmar un contrato para dar el salto a Hollywood.  Sin embargo, los problemas que ha tenido con María, su novia y compañera de reparto, y la filtración en Internet del último capítulo de la temporada le tienen un poco agobiado, así que acepta acudir junto a su mejor amigo a una macrofiesta celebrada en una mansión de lujo. Tras una noche de exceso y escarceos sexuales Carlos se despierta y descubre que está encerrado en la casa junto a un pequeño grupo de invitados. Su único medio de comunicación con el exterior es un teléfono móvil desconocido en el que empiezan a recibir videos de la persona responsable de su confinamiento. La cosa empezará a ponerse siniestra cuando uno a uno los jóvenes atrapados en la casa empiezan a desaparecer y en el móvil llegan los videos de sus asesinatos. Para colmo, el asesino va disfrazado exactamente como el psicópata al que se enfrenta Carlos en su serie.

Imagen 'Afterparty'Para quien no lo sepa, el slasher es un subgénero dentro del cine de terror que se caracteriza por la presencia de un psicópata, generalmente vestido de una manera característica, que persigue, acecha y finalmente asesina de forma sangrienta y brutal a desprevenidos adolescentes que no pueden contar con la ayuda de los adultos o de la policía. A menudo estas historias están aderezadas con sexo, fiestas y el consumo de drogas, como si fuese una especie de moralina entre líneas: “Si te portas mal, vendrá el psicópata de la máscara”. Más allá de los clásicos del género, como podrían ser ‘La matanza de Texas’ (1974) o ‘Viernes 13’ (1980), el slasher alcanzó una revitalizada popularidad con cintas de “nueva generación” como ‘Scream’ (1996) de Wes Craven o ‘Se lo que hicisteis el último verano’ (1997). En nuestro país es un género que también ha sido abordado con filmes como ‘School Killer’ (2001) de Carlos Gil o la más reciente ‘XP3D’ (2011) de Sergi Vizcaino.

¿Por qué hago esta introducción? Bueno, pues porque tras leer la sinopsis, tras ver el tráiler e incluso tras visualizar la primera mitad de la película, uno podría pensar que ‘Afterparty’ es otra de esas cintas. Otro ejemplo de slasher en el que la mayor preocupación del espectador radica en adivinar cuál de los personajes es en realidad el asesino. Pues bien, no es así. No quisiera hacer spoiler con esta crítica ni arruinarle la sorpresa a nadie, así que no desvelaré los detalles del argumento que hacen a ‘Afterparty‘ una película una pizca más original de lo que cabria esperar, dentro de sus limitaciones, claro. Simplemente diré que averiguar quién está detrás de todo, quien es el asesino, no es el final, sino el principio. Hubiera sido muy fácil para Miguel Larraya, quien además de dirigir firma el guión, darle al público lo que esperaba. Sin embargo, valoro su esfuerzo por darle una pequeña, tampoco excesiva, vuelta de tuerca a la propuesta y presentarnos otra clase de conflicto aún más sórdido y macabro si cabe.

Imagen 'Afterparty'Del reparto hay que destacar a un Luís Fernández que está en su salsa, y del que a veces cuesta distinguir si está interpretando o simplemente limitándose a “ser él mismo”. El trío de enigmáticas chicas que le acompaña en su periplo por el interior de la casa, compuesto por Alicia Sanz, Ana Caldas y Rocío León, logra transmitir la esencia de cada uno de los personajes y su personalidad. Una buena cantera para nuestro cine que necesita más oportunidades como esta para desatarse. Anecdótico y un poco bochornoso lo de Pilar Rubio, que tras la promesa de protagonizar series y películas producidas por Telecinco a acabado quedando para cameos de tres segundos como el que nos brinda en ‘Afterparty‘.

Otra de las cosas que más me ha gustado es como está hecha la secuencia inicial de créditos, donde a través de un programa del corazón ficticio nos presentan al personaje y los acontecimientos que rodean su vida en el momento de la película. No tienen desperdicio los vídeos de Youtube de sus fans, defendiéndolo de las críticas “por envidia” de sus detractores.

Imagen 'Afterparty'Respecto a lo negativo, debo decir que has de poner un poquito de voluntad para creerte la trama y que algunos interiores de la casa se repiten para darnos la sensación de que es más grande de lo que realmente es, y se nota. También me parece que hay determinadas escenas que se prolongan demasiado y se hacen pesadas, como la secuencia de presentación de la fiesta, el sexo en la habitación o el momento de las cerillas.

Como conclusión, solo puedo decir que ‘Afterparty‘ es una película pequeña, hecha con pocos medios y sin pretensiones, pero es valiente y se atreve a no quedarse en lo fácil para ofrecernos una propuesta ligeramente diferente y eso, en mi opinión, es digno de valorar. Excelente training para nuestras jóvenes promesas.

3 estrellas3

Título original: Afterparty. Dirección y guión: Miguel Larraya. País: España. Año: 2013. Duración: 76 min. Género: Terror / slasher. Estreno en España: 13 Septiembre 2013.