Libros

Aguas heladas

aguas-heladas

Gisa Klönne sigue la línea editorial de los últimos tiempos. Esta moda por la novela negra, que proviene del norte de Europa, nos parece bastante extraña. Por lo visto es mejor que el detective se apellide Larsson a que se llame González. Pero esto es lo que hay.

Judith Krieger, inspectora de policía, se encuentra sumida en una gran depresión, acentuada por la muerte de su compañero. Decide tomarse unas vacaciones y empieza a investigar la  desaparición de su amiga Charlotte, ornitóloga.

Esta joven ha desaparecido en Canadá y poco, o nada, se sabe del caso. Al mismo tiempo, el amigo de Judith, Manfred, comienza a investigar la desaparición de un niño. Se acusa a su padre, tanto por ser el último que le vió con vida como por la gran cantidad de dinero que retiró del banco tras conocerse el caso.

La humanidad de Judith, los problemas personales y la forma en la que está escrita la novela la han convertido en un best seller en Alemania. Es posible que se repita el fenómeno Larsson, el boca a boca deberá hacer el resto del trabajo para el éxito total de esta novela. Recomendable lectura para los amantes del género.

 

Fuente: Maeva.