Cine y TV

Alien desde el punto de vista del gato Jonesy

Los cursos de guión cinematográfico nos enseñan algo esencial: que dentro de un filme no hay elementos gratuitos o superfluos. Todo lo que aparece en pantalla tiene una razón de ser, una función narrativa, un peso en la trama.

Como todos los fans de la saga Alien (y algunos de los que no lo son recuerdan) al final de la primer cinta (Alien, 1979) dirigida por Ridley Scott, la teniente Ripley (Sigourney Weaver) dice en su bitácora al despedirse que ella es la única sobreviviente del Nostromo, la nave carguera asolado por un xenomorfo verdaderamente feo y letal. Sin embargo, todo sabemos que no es así, y que había otro valeroso sobreviviente: Jonesy, el gato.

¿Cuál es el peso del gato Jonesy en la trama de Alien? Uno que hasta ahora se ha menospreciado. Para subsanar ese error, el blog CATS ON FILM ha dedicado un extenso post al respeto del gato color miel.

Para este blog, Jonesy cumple varias funciones que son estrictas de los gatos cinematográficos dentro del filme:

1)CATGUFFIN: Un pretexto para que los personajes andes solos e indefensos

2) CATPANION: Una excusa para que Ripley exprese sus sentimientos cuando está a solas

3) CATSHOCK: El barato recurso de que el gato salte cuando creemos que se trata del monstruo

4) CATSCALLION: La posibilidad de que al final del filme, Jonesy lleve dentro de sí a un Alien

Desde luego, y como salta a la vista, no se trata de un papel menor el del gato.

Además, el post contiene (en inglés) un diario de Jonesy, que nos permite conocer su versión de los hechos ante la masacre de los abre-latas del Nostromo.

CATS ON FILM | Jonesy