Cine y TV

An american crime

An american crimeUna pareja es obligada a emigrar de estado debido a su trabajo, y dejan a sus dos hijas al cuidado de la hermana dek padre, tía de las pequeñas. Al poco tiempo, la mujer (madre ejemplar y mujer tranquila, según los vecinos) decide castigar a la hija mayor ante los falsos rumores de que se prostituye: la encierra en el sótano, la tatúa con una cable al rojo vivo en el estómago y obliga a sus hijos y a otros niños a participar de la tortura. Cuando la pequeña muere a causa de las lesiones internas, tira su cadáver a la calle.

An American Crime de Tommy O`Haver es la crónica del espantoso crimen cometido por Gertrude Baniszewski en un suburbio norteamericano de la ciudad de Indiana en los tempranos sesenta. Siguiendo las actas de los juicios, la película se sumerge de manera cruda pero compasiva en el universo de locura y dolor en que vivió sus últimos días Sylvia Likens, la adolescente víctima de uno de lo casos más sórdidos y aterradores de asesinato infantil que se recuerda, y que dio pie a novelas como Flores en el Ático de V.C. Andrews y otra adaptación cinematográfica aún por estrenar en nuestro país: The girl next door (La chica de la puerta de al lado).

American Crime 1

¿Por qué castigarse con semejante historia si en la sala vecina tenemos Sexo en Nueva York? Hay dos razones para hacerlo. La primera es que si te conmovieron  las noticias sobre el “Monstruo de Amstetten” (que mantuvo en cuativerio a sus hijos y abusó de sus hijas durante más de 20 años), esta es una oportunidad para intentar entender esas zonas oscuras e insoldables que se ocultan en los seres más anodinos. La segunda razón es ver a dos de las mejores actrices del momento juntos: Catherine Keener como esta mujer sin atributos y llena de un odio mortal, y a la pequeña y sublime Ellen “Juno” Page como su pobre e inocente víctima.

Foto | Aullidos