Cine y TV

And the Oscar goes to…

image

Después de tanto tiempo esperando, anoche los más cinéfilos cumplieron en la cita más importante del año, la ceremonia de los Premios Oscar. Una noche en la que las luces del Dolby Theater iluminan el mundo entero, en la que las estrellas brillan con luz propia y la alfombra roja se convierte en un escenario perfecto para la noche más especial del cine. La 85a edición, presentada por un novato Seth MacFarlane (Padre de familia, Padre made in USA) fue un homenaje a los musicales y una celebración a los cincuenta años de James Bond.

En lo que respecta a los premios,  se puede decir que si algo caracterizó a la ceremonia de ayer fue el equilibrio; nadie acaparó más de cuatro estatuillas. La vida de Pi fue la más premiada, y consiguió entre sus cuatro galardones, uno de los más jugosos, el de mejor dirección. Es la segunda vez que Ang Lee se alza con este galardón, que ya consiguió en 2005 por Brokeback Mountain.

En el apartado de mejor película, Argola cinta Ben Affleck, pasó por encima de otras que prometían, como Lincolnque fue el patinazo de la noche. Al final Daniel Day Lewis se llevó el Oscar al mejor actor por su interpretación del presidente, pero fue mucho menos de lo que se esperaba, teniendo en cuenta que partía con 12 nominaciones. En el apartado femenino, Anne Hathaway se llevó un merecido Oscar como mejor actriz de reparto, por su papel en Los Miserablesmientras que la joven Jennifer Lawrence se llevó el galardón a la mejor actriz principal por El lado bueno de las cosas.

Esperado también fue el momento de Adele, que consiguió llevarse el Oscar por su canción Skyfall. La cantante británica superó finalmente sus miedos y protagonizó una emocionante  actuación.