Noche y Gastronomia

Arroces en Madrid

Paella

Respecto a la paella, denominación que a nuestros amigos valencianos y mediterráneos horroriza, arroces debe decirse- se coleccionan las más diversas preferencias. Desde la elección entre pescados, mariscos, carnes, mixtas, de nuevo cuño, hasta las de Casa de… o simplemente la nuestra, la de nuestras madres o abuelas, cada uno tiene su plato de arroz favorito.

En Madrid, algunos destacados locales tratan de igualar desde hace muchos años y a prueba de honestidad, aquellos arroces de la Malvarrosa o Pinedo en Valencia, o aquellos melosos calderos con bogavante como el de Casa Tadeo en Villaricos.

En El Garbi (C/Don Ramón de la Cruz 72) los preparan en su versión seca, melosa o caldosa, casi siempre de encargo, destacando su excelso arroz al horno o versiones más novedosas como el contundente con pimientos y costillas.

En Los arroces de Segis (C/Infanta Mercedes 109) el uso de los sarmientos en la lumbre da a sus arroces un sabor que nos remite al campo y a las construcciones más tradicionales. Imprescindible probar el de conejo y caracoles o su arroz con verduras.

Visitar Samm (C/Carlo Caamaño 3) es acercarse a una de las casas con más solera para comer arroz en Madrid. Arroces muy sueltos con el punto perfecto de socarrat entre los que ninguno decepciona.Un clásico en el que tampoco puede uno marcharse sin degustar su famosa ensaladilla rusa.

Si por tradición nos movemos, el anciano La Barraca (C/Reina 29), más de setenta años sirviendo arroces en el centro de Madrid, nos deleitará con sus excepcionales arroces con verduras. De estas mismas se nutre esa gastronomía murciana que tiene sobresalientes ejemplos con el grano amarillo en El Ventorrillo murciano (C/Tres peces 21) , donde sirven amén del excepcional con hortalizas otros tan destacados como el perfecto arroz negro o el delicado arroz a banda.

Si se encuentran en las afueras de Madrid no dejen de acercarse en Alcobendas al Rincón de la Vega de Levante que bajo esa denominación no podría negarse a creaciones tan fantásticas como el original arroz con boletus y faisán.

¿Han preparado ya un vinito para abrir bocado?