ArteLibros

Astérix y los Pictos, la nueva aventura gala

Cubiertas.indd

Astérix, a sus 55 años de edad sigue más fresco que nunca. El nuevo volumen, Astérix y los Pictos, es un intento por devolver la magia que le confiaron sus creadores originales.

Era 1959 cuando se publicaron las primeras páginas de Astérix, el galo en la revista Pilot, donde apareció de la mano de sus creadores, el ilustrador Albert Uderzo y el guinista René Goscinny. Desde ese momento, las aventuras del simpático y menudo galo, siempre acompañado de su inseparable amigo Obélix han sido traducidas a 107 lenguas y dialectos, y han conseguido nada desdeñable cifra de más de 350 millones de ejemplares en el mundo.

Sus historias cuentan la resistencia de una aldea gala a la conquista romana. Para defenderse, los galos toman una poción cocinada por el druida Panorámix que les da una fuerza y un vigor desmesurados, excepto Obélix, quien de pequeño cayó dentro de la marmita en la que el druida estaba preparando su elixir, obteniendo la fuerza de forma permanente, a parte de, probablemente, su insaciable apetito, pues es capaz de zamparse un jabalí enterito.

Pero no sólo la fuerza está de parte de los galos: Astérix es astuto y siempre gana a los romanos con su inteligencia. Este es básicamente el planteamiento de las historias de Astérix, llenas de humor, acción y diversión.

Astérix y los Pictos, el libro que nos ocupa hoy, la trigésimo quinta aventura de Astérix, ha sido creado por primera vez sin la participación de ninguno de sus creadores. Uderzo a sus 86 años, que se ocupó en solitario del personaje desde la muerte de Goscinny en 1977, ha dejado en manos del dibujante Didier Conrad y el guionista Jean-Yves Ferri la divertida historia en la que los galos visitan Escocia. En poco más de tres meses desde su publicación en España, el libro ha vendido 124.000 ejemplares, 15.000 de ellos en catalán.