Cine y TV

Avatar: ¿El futuro del cine?

avatar-el-futuro-del-cineLa sobredosis de azúcar proveniente de las dulcerías de los megacines y de la pantalla es peligrosa, y lleva a más de un crítico a decir barbaridades. La última y en boga: que Avatar, el último producto de James Cameron es una filme que cambiará la manera de hacer y ver cine. Algo que es, por lo menos, exagerado.

Avatar es, sin duda, una muy divertida película familiar (con toda su dosis de corrección política y acción trepidante en dosis medidas para no resultar chocante y hacer levantar la ceja a los pater familias, que al final son los que pagan las entradas, las golosinas y los DVDs de sus hijos pequeños y adolescentes), y uno se siente tentado, más de una vez, a recordar que se trata de la historia de Pocahontas, y que las emisiones provocadas por los ordenadores en donde se realizó la mastodóntica animación del universo excesivo de Pandora provocaran más daño al medio ambiente terrícola que la caída del árbol sagrado.

No hay que confundir los avances tecnológicos con la cinematografía. Las técnicas explotadas por Avatar aún esperan al cineasta que cuente una gran historia con ellos.

Desde luego, cada cual puede rezar al Dios que guste. Sea este un árbol o un software, pero el cine es otra cosa.

Imagen:Peor para el Sol