Libros

Bored to death: El Quijote según Chandler

Si las películas y el universo de Wes Anderson son lo tuyo, no debes perderte una de las últimas apuestas de HBO: Bored to death. De hecho, su protagonista Jason Schwartzman es el mismo de Viaje a Darjeeling (y el alter ego actual de Anderson). Y es más, la trama (o no trama) de la serie (sobre el deambular existencial de un escritor con bloqueo creativo) parece escrita por Anderson, pero con un matiz de novela negra que lo hace aún más disfrutable.

bored-to-death-el-quijote-segan-chandler

Bored to death (Aburrido hasta la muerte) es la historia de Jonathan Ames, un guionista de películas policiacas que no logra escribir de nuevo, y tras ser abandonado por su novia (debido a su adicción al vino blanco y a la mariguana), lee una novela de título chandleriano (Adiós cariño), y (como hiciera el Quijote movido por las novelas de caballería) decide convertirse en protagonista de su propia vida trayendo la fantasia o la vida, o convirtiendo a la vida en ella, y pone un anuncio (en CraigSlist) ofreciéndose como detective (“…aunque no tengo licencia mi método podrá ayudarte”).

Entonces, ataviado con su único juego de traje y corbata, Jonathan Ames (homónimo del guionista y creador de la serie, quien asegura reflejar vivencias reales) asiste a las citas con sus clientes, tras el email de rigor, cobrando cien dólares por día (aunque gasta el doble en sus investigaciones), con resultados desastrosos, pero siempre resolviendo los enigmas, en una atmósfera relajada y entrañable que a Chandler le hubiera sido natural si hubiese cambiado el vino blanco por las nubes de euforia, y al jazz por Belle y Sebastian.

Imagen | Al final de la escapada