Cine y TV

Bret Easton Ellis cree que Charlie Sheen nos ha dado lo que pedíamos (III)

Easton Ellis cree que a diferencia de los adictos, Charlie Sheen sabe exactamente lo que está hacienda: ejecutar la crisis de un muy bien pagado actor de mediana edad, lejos del consultorio de un terapeuta, y muy en el centro de las cámaras de CNN. La crisis de la mediana edad es ese momento en que un hombre descubre que no puede mantener por más tiempo la pose que se requería de él.

Lo que le pasa a Sheen, dice Ellis, es lo mismo que le pasó a eTom Cruise en el 2005 (si bien fue más diplomático y nunca ha sido oficialmente un adicto). A diferencia de Sheen, además, Cruise nunca dirá “fuck you”, y cree en el glamour y adoración del Imperio del espectáculo, lo que es (para Ellis) su limitación como actor.

Ellis cree que todo el espectáculo creado por Sheen con su vida personal (la conferencia de prensa con lágrimas en los ojos de su padre, Martin, las amenaza de decapitación a su tercera esposa, el Mercedes desbarrancado, las impagables declaraciones que le costaron su sitio en TAHM…) ha logrado que la crisis de la edad media alcance un nuevo nivel de honestidad hipnótica.

Sheen ha hecho de las entrevistas perfomances, lo que le hace mucho más sano que las grandes estrellas que golpean al paparazzi en turno o no se se presenta a recibir su Razzie: Sheen es más divertido hablando de sus problemas que los editorialistas.

Sheen ha dado a hombre y mujeres (su violencia contra las mujeres no parecen haber mermado su encanto para el sexo opuesto) un sueño: demostrar que es posible rebasar la adolescencia y alcanzar una vida adulta exitosa sin asomo de responsabilidad.

Fuente | The Daily Beast

Imagen | Cultura y Sociedad