Libros

Caperucita Roja, Blancanieves y compañía cumplen 200 años

Red Riding Hood

Si hablamos de Blancanieves, Caperucita Roja, Hänsel y Gretel o la Bella Durmiente, todos reconoceremos cuentos que nos acompañaron durante nuestra infancia. Pero también acompañaron a nuestros padres y abuelos, porque estos cuentos clásicos, recopilados por los hermanos Grimm, cumplen hoy 200 años. El 20 de diciembre de 1812 apareció la primera edición de los cuentos, un libro destinado a convertirse en uno de los más conocidos del mundo.

Desde entonces, los cuentos de los hermanos Grimm han sido traducidos a 170 idiomas y la mayoría han sido adaptados al cine en diversas ocasiones, haciéndolos mundialmente conocidos. En Alemania, con motivo del bicentenario de los cuentos, dará comienzo el llamado Año Grimm, que tendrá como centro la ciudad de Kassel, donde vivieron los hermanos y donde se conserva esta primera edición, parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Pese a que los cuentos que conocemos salieron de la pluma de los Grimm, todos ellos se basan en relatos de tradición oral alemanes, que se habían contado desde la época medieval. Movidos por el Romanticismo imperante en la época, fueron ellos mismos los que se dedicaron a recopilar estas historias para conservar la tradición cultural alemana.

Sin embargo, el libro no fue lo que se dice un Best Seller en sus inicios. Los relatos, aunque algo modificados por los hermanos Grimm, seguían conteniendo demasiados detalles crueles y alusiones sexuales, que no parecían convencer a la puritana sociedad del siglo XIX. Por ello, los cuentos se fueron modificando para hacerlos más infantiles: se convirtieron madres en malvadas madrastras, se eliminaron los sádicos castigos a los villanos y se borraron todas las referencias sexuales. Ya en nuestro siglo, Disney acabó de crear la imagen dulce e inocente que todos tenemos de los cuentos de los hermanos Grimm.