Cine y TV

Cars 2 (crítica)

Cars (2006) tiene la reputación de ser, al mismo tiempo, la peor película de Pixar (para la crítica) y la película más personal de Pixar (para John Lassater, director de la cinta y artífice del estudio de animación que ha reinventado el entretenimiento a la Disney). Cinco años después tenemos una segunda parte que parece reafirmar ambas características, y que nuevamente, diga lo que diga la crítica, está contando de nuevo con la masiva aprobación del público… pequeño.

Y es que la corrección política nos ha dejado sin películas para niños.

Hay una notable oferta de pelis para niñas (ahí está la inacabable saga Tinkerbell) o con protagonistas femeninas inspiradoras (como Coraline o la Ranpanzuel de Tangled), pero los hombres en las películas infantiles parecen condenados a meritorios segundos planos o a ser héroes más bonachones que audaces (como pasa con los protagonistas de Toy Story, en donde Ken lucha por su dignidad de ser considerado un juguete para niños).

En Cars 2, al igual que en la primera parte, hay un impresionante diseño y una impecable cinematografía al servicio de que los coches (aún los simpáticos) se vean como las máquinas de tragar kilómetros que son y que, seamos sinceros, son el sueño de todo hombre. Cars es una representante del género masculino por excelencia: las películas de coches.

De manera que no, en Cars 2 n hay grandes indagaciones sobre la naturaleza humana, ni crítica social ni política, ni subtexto sexual… Sólo coches. En 3D. Pixar se ha permitido hacer de nuevo una película sólo para niños. ¿Hay algo de malo en ello?

Y, además, dentro de su natural esquematismos, la continuación de las aventuras de Rayo McQueen (ya sin la voz de Paul Newman como Hudson Hornet en la VO), es más digna y visible que las películas para niños grandes. Si usted quiere que de mayores, sus hijos no vean estupideces del tipo Rápido y Furioso, llévelos a ver Cars 2.

Imagen | Página 12


  • Nospam

    paul newman daba la voz a hudson hornet y, reconozcamolo, cars esra estupenda y cars 2 un fiasco :-(. mi sobrino no acabo de pillar casi nada del argumento salvo que unos eran buenos y los otros malos.

  • http://oscarluviano.blogspot.com/ Óscar Luviano

    Ya lo hemos corregido. Y sí: una peli de coches NO puede ser buena… Por otro lado: ¿hace falta saber más amén de la diferencia entre el bien y el mal?

  • Tinerfenno

    Si te gustó Cars, no te gustará Cars 2. Las lecciones de humildad,
    trabajo en equipo, deportividad y solidaridad que transmitía la primera
    historia de Rayo McQueen ha dejado paso a una película extremadamente
    violenta y oscura donde los niños podrán disfrutar de secuestros,
    torturas, atentados, asesinatos, peleas, palizas, armas por doquier,
    amenazas de muerte, acoso y persecuciones. Podrán ver morir a coches,
    disfrutar con ametrallamientos, bombas accionadas a distancia, ak-47
    adosados a vehículos, emisores de radiación que hacen explotar motores,
    cadáveres desmembrados o aplastados, torturas sádicas inspiradas en la
    mismísima inquisición… Además, se podrá disfrutar con personajes que
    mienten habitualmente como una sorprendentemente frívola novia de Rayo
    McQueen. La película Cars 2 no tiene ningún mensaje positivo, no enseña
    nada bueno a los niños y tiene una trama de espionaje complicada y
    cogida con pinzas, tantoq ue habrá adultos que no se enteren muy bien de
    qué va esto de Cars 2. Un mundo de violencia y maldad donde las
    carreras son lo de menos. Me parece increíble que no esté recomendada
    para mayores de trece años. Me parece denunciable que no esté
    recomendada para mayores de siete años.

  • Antircars2

    Cars fue una película deliciosa para el público infantil. Cars 2 es una película para cuasi adolescentes. Extremadamente violenta y desagradable, sin ninguna intención educativa. No entiendo cómo ha podido calificarse para todos los públicos. Niños de 3, 4 o 5 años no deben entretenerse con asesinatos, atentados, palizas, armas, terroristas, espías, torturadores, mafiosos y demás ingredientes de Cars 2. Una película nefasta.