Libros

Cartas inéditas de Manuel Puig

El diario argentino Clarín ha publicado en su edición online algunas cartas inéditas del escritor Manuel Puig. En las misivas, enviadas desde diversas ciudades, el escritor comenta a sus interlocutores algunos aspectos de las novelas en las que estaba trabajando en ese momento.

Puig, oriundo de General Villegas (un pequeño pueblo argentino), tuvo una vida cosmopolita: vivió en Roma, Nueva York, Cuernavaca, Mexico DF, Río de Janeiro, etc. Y mientras giraba por el mundo escribía: novelas, pero también cartas a sus amigos y familiares. Varias de esas misivas, inéditas hasta el momento, fueron cedidas por Carlos, hermano del escritor, y publicadas en el diario Clarín.

En ellas podemos leer algunos de los periplos de Puig viajando por diversas ciudades, aunque también sus preocupaciones como autor a propósito de la escritura de “El beso de la mujer araña” (en una carta del ’77 enviada desde Nueva York).

A continuación les dejo las cartas publicadas con sus títulos.

“Buenas noticias de Madrid”

Ayer me llegó la carta del lunes con los datos de los Erté, ya ahora puedo accionar. Buenísimas noticias de Madrid, el estreno final para la crítica fue extraordinario de aplausos, etc., la reacción del público es fuertísima, se ríen mucho y al final lloran bárbaramente, eso les hace calcular que con buenas o malas críticas (como en toda Europa las críticas españolas no salen hasta después de unos días) será éxito de locura, calculan de 2 a 3 años en cartel. Me llamó el mismo Martín desde la casa, horas en el teléfono de la alegría, dice que después de saludar el director (que ya se traía un libro en el bolsillo) pidió un alto en los aplausos al público, colocó el libro sobre una mesita del decorado como indicando al autor y ahí se vino abajo el teatro de aplausos y ovaciones, se empezaron a parar las personas y aplaudieron de pie, una locura. Así que mejor imposible.

 

“Vi un vestido plissé de batista hermoso”
Roma, lunes 17

Querida Flía: Hoy por fin tuve carta, dos por falta de una, la del 3 y la del 10, así que no perdí ninguna, en cambio las mías no sé si habrán llegado, escribí una por semana. Mamá: si podés hablale a Noemí y preguntale si recibió mi carta, diciéndole que no fuera en noviembre a París, que se ahorrará los fríos de diciembre y enero. Todo porque la yiro y quiero que esté en Bs. As. cuando yo llego. Por si no han recibido mis cartas anteriores, les repito noticias: zarpo el 27 de octubre y desembarco en Santos, las valijas seguirán en el “Corrientes” hasta Bs. As. De Santos sigo en pullman hasta Montevideo por 2 razones, ahorraría el golfo de Sta. Catalina y ver la parte sur del Brasil aunque sea desde una ventanilla. Pararé un día a descansar en Porto Alegre y calculo que en vez de llegar el sábado 17 como con el barco, llegaré el lunes 19 y así no les rompo el fin de semana. El domingo 18 a la noche les telefonearé desde Montevideo. Otra noticia de las cartas anteriores era la impresión sensacional que le causó a Fenelli lo que estoy escribiendo. Es mi crítico tremendo, yo no le quería mostrar nada por temor a sus críticas paralizantes pero como se armó una trifulca no tuve más remedio que mostrarle todo, y le pareció lo mejor que ha leído en años! Por fin di con la Grundig, hay de todo, desde aparatos tipo el que tenemos en Bulnes hasta muebles más grandes, con todas las de la ley, cambian 10 discos estéreo, con cuestión para agregar registrador, etc. Los precios van de 164.000 a 278.000 y 370.000, este último para salas de concierto. Son sólo muebles con patas, más o menos así. En cuanto a la ropa, cuanto antes mándenme las indicaciones, hay liquidaciones increíbles, vi un vestido plissé de batista a 11.000 liras, hermoso. En cuanto a las corbatas díganme con qué trajes (si de invierno o verano, color y dibujo del traje) las van a usar porque así sé cómo elegir. Cuando las compré esas que llevó la Chuchi no sabía qué comprar, espero que les combinen con la ropa que tienen. Estoy deseando saber la impresión del juego de seda. No debería decirlo… pero costó más que el vestido, blusa, pullóveres juntos que bachoquez. Estoy escribiendo en Ostia, tirado en la arena, así que la letra será un desastre pero no por…

“Se me ocurrió un modo de trabajar”
Nueva York, 27 de marzo 77

Querido amigo:

Con mucha alegría recibí su carta. Ya hace días le mandé el libro, ojalá le guste. Me alegró saber de su interés por mi oferta pero también me preocupó la cantidad de trabajo que tiene por el momento. De todos modos, se me ocurrió un modo de trabajar que nos ayudaría. Las dificultades del libro son 1) el tono del habla de Molina, 2) el tono de Valentín (mucho menos complicado), 3) el tono del monólogo del capítulo 5°, 4) el tono de las notas científicas, 5) el tono del informe publicitario de la Tobis Films, 6) el tono de las (muy breves) “visiones” o “textos subconscientes” que aparecen en el capítulo 9 (y también 10 y 11).

Por lo tanto, si Ud. pudiese tener hechos los capítulos I y II (para entrar en el tono de Molina), algunas páginas del III (o tal vez simplemente los dos números musicales de la película alemana, cap. III y IV), una o dos notas de pie de página, el informe de la Tobis, el monólogo del cap V y algunas páginas del capítulo 9, ya podríamos discutir al encontrarnos y sentar una base firme para el resto.

¿Qué le parece?

Por mi experiencia con los traductores italiano y norteamericano, sé que ahí están las dificultades…

Fuente: Revista Ñ