Noche y Gastronomia

Casino Gran Vía: un nuevo espacio de ocio en Madrid

Depositphotos_30801819_original

Madrid contaba hasta hace unas semanas con varios casinos en los que disfrutar de una velada de juego y azar. Los existentes en Torrelodones o más recientemente en Aranjuez completaban una oferta cuyo principal exponente sin ser espacio para el juego era el excelso, elitista y privado Casino de Madrid de la Calle Alcalá, el mismo donde oficia desde sus fogones el talentoso Paco Roncero, chef dos estrellas de la capital y que responde más a un club privilegiado que a un espacio para el juego

En un acercamiento menos elitista pero sin renunciar a un cuidado concepto estilístico, ha abierto en Madrid el CasinoGran Vía, un espacio de juego, esta vez sí, en varias plantas, en el corazón de la más famosa calle de la capital. Valiéndose de un antiguo palacete de los años veinte y  con un cuidado tratamiento de los espacios donde las mesas de póker o black Jack o las ruletas disponen del suficiente espacio para sentirse relajado y agusto, el nuevo casino capitalino apuesta por un trato cercano al cliente y cuidadoso en los detalles. Copas de cava pasean por las salas junto a bandejas de canapés para agasajar a jugadores y público en general. Un acierto que no agobia pero que se agradece.

Varias salas distribuidas en tres plantas bajo las bóvedas elegantes de este hermoso edificio con ese toque kitch que exige toda sala de juegos.

Además, la experiencia se sabe acompañar de otros añadidos que permiten pasar una tarde o noche divertida entre amigos o en pareja. La marca Goizeko, estandarte de alguno de los mejores restaurantes vascos de la ciudad, pone en el proyecto una cafetería de pretensiones informales y espíritu relajado, mirando desde sus ventanales a la gran arteria madrileña.

En el interior, un restaurante que se beneficia del buen hacer de los cocineros de la marca con una apuesta clásica pero con el punto perfecto de renovación. Destacar también su espacio de coctelería donde cómodos sillones acompañan una bonita barra en un ambiente de luces tamizadas  donde se sirven buenos cocteles a precios más que ajustados.

En resumen una interesante iniciativa en Madrid a la que auguramos un muy interesante futuro.