Libros

Cien Años de Soledad. Argumento (II)

Cien Anos De Soledad Argumento Ii

Seguramente Cien Años de Soledad, del colombiano Gabriel García Márquez, es la novela que mejor representa el realismo mágico. En un post anterior habíamos visto algunos aspectos del argumento de esta novela.

Un día, mientras buscaban el lugar ideal para establecerse, José Arcadio Buendía tiene un sueño que le indica el lugar y el nombre. Y ahí fundan Macondo. Los primeros años del pueblo son bastante ideales. Se amalgaman las rarezas de José Aracadio compensadas por la fuerza de Úrsula, el personaje más coherente de toda la familia. La descendencia aumenta con hijos naturales que se reciben sin problemas.

Los nombres de las siguientes generaciones se van repitiendo, así como los recursos del uso de los tiempos, dando una sensación cíclica a todo el relato.

Hay un personaje externo a la familia, Melquíades, que tiene gran importancia. Es un gitano que trae los nuevos inventos cada tanto. Cuando muere, vuelve de la muerte porque la soledad de la misma, lo aburre profundamente. Melquíades es quien profetiza la historia y sobre todo el final de la familia y el pueblo.

El progreso que va adquiriendo el pueblo en las siguientes generaciones trae como consecuencia la propia decadencia y final. De los idílicos años iniciales se llega a la decadencia y abandono total. En toda la historia se alternan las revoluciones, tan típicas de ese país (o ese continente) en el que revoluciones y contrarrevoluciones sangran el continente en un ciclo casi interminable que no conduce a ninguna parte.

La maldición de la que huía el matrimonio que funda esta familia, tener un hijo con cola de cerdo, se cumple al final de la historia.

Imagen: flickr.com