Noche y Gastronomia

Cocina andaluza en Madrid

Fried fish

La gastronomía andaluza es una de las más aplaudidas en Madrid. Tradicionalmente las tabernas donde el pescadito frito ligaba con buenas copas de manzanilla u olorosos de Jerez, eran un éxito asegurado en la capital. De ahí surgieron las tradicionales y asentadas sucursales de La Giralda, donde las frituras obtenían un punto perfecto de color y sabor y las ensaladas ilustradas completaban una oferta sencilla pero imbatible. La evolución natural de estos negocios se popularizó con lugares como Taberna Cazorla , excelso en el tratamiento del pequeño pescado, que actualmente trabaja una imbatible por precio y calidad fritura para una o varias personas. Bienmesabes, boquerones, puntillitas, jugueteando con maravillosas berenjenas en su perfecta tonalidad amarillenta. Excepcionales conservas y chacinas ibéricas a tarifas más que razonables sobre una barra clásica de taburetes de madera y motivos de caza.

En la misma línea se ha situado otra red de tres locales en el Barrio de Salamanca, El Rincón de Jaén, que ha generalizado esta propuesta a buenos cortes de carne, revueltos, entrantes y los inevitables pescados grandes y pequeños. En una línea más formal, en el entorno de la calle Orense, La Dorada y El Espigón se mueven en el tratamiento excelso de pescados blancos, guisos marineros y originales texturas de pescados menores, ortiguillas, huevas etc. Comedores destinados para celebraciones de empresa o eventos especiales en una aproximación clásica de éxito y billeteras generosas.

Una vuelta de tuerca a esta maravillosa tradición de éxito ha sido la apertura hace año y medio de Surtopía, el restaurante de la calle Nuñez de Balboa de José Calleja. Concebido como un pequeño comedor y una barra siempre atestada, la renovación de la comida andaluza surge desde la interpretación de los guisos de toda la vida. Maravillosa urta roteña, espléndidos callos de toda la vida, atún de almadraba en deliciosa tartar. Insuperables son sus tortillitas de camarones de intensísimo sabor a mar o sus piononos a los postres.

Una grandiosa vuelta de tuerca en un escenario válido para las propuestas más desenfadadas y las aproximaciones más serias.