Noche y Gastronomia

Cocina Nikkei en Madrid

Japanese Cuisine

A principios del siglo XX se produjo en Japón un importante flujo migratorio que trasladó muchos ciudadanos del Imperio del Sol naciente a diversos países. Perú recibió entonces un importante número de habitantes nipones cuyas costumbres y tradiciones empezaron a dejar huella en la cultura andina. La principal referencia de este mestizaje se dio en la comida y de la mezcla de la nitidez de los sabores de la delicada cocina japonesa y la contundencia de la tradición culinaria peruana surgió lo que se denomina hoy la cocina nikkei, tan en boga en algunos grandes restaurantes de nuestro país.

En Madrid han surgido algunos templos del buen comer trabajando esta interesante mezcla de sabores y dando lugar a propuestas más que atractivas.

El principal referente en la capital es Nikkei 225, el restaurante del peruano Luis Arévalo, capaz de elevar esta cocina fusión a niveles inimaginables de pasión y gusto. Situado en el número 15 del Paseo de la Castellana, en Nikkei se pueden degustar platos tan sugerentes como  el que surge de mezclar niguiris de pez mantequilla con un adobo de esos corazones de cordero que son los complejos anticuchos peruanos. Chiles que se mezclan con salsas japonesas para aderezar ceviches son también ejemplo de lo que podemos encontrar en esta propuesta sofisticada y con talento.

En Asiana (Travesía de San Mateo 4) no todo es cocina nikkei pero la mezcla de gusto asiático con raíces peruanas es constante en su menú degustación y en su carta. Los tiraditos de bonito nikkei sobresalen en un precioso entorno, cálido y muy delicado en su concepción del espacio. Sólo abre viernes y sábado. Para el resto de días el Asiana Next Door con una idea más accesible a todos los bolsillos.

En Minabo (Caracas 8) defienden el concepto de latin sushi con nombres tan sugerentes como el Salmon Tower o su Sashimi Serranito. Una propuesta con opción de take away que hará las delicias de los amantes de las mezclas de dos gastronomías tan diferentes y no por ello no complementarias.