Libros

Códice Calixtino hallado en garaje de un ex empleado de la catedral de Santiago

A un año de la misteriosa desaparición del Códice Calixtino, un incunable del siglo XII, el libro apareció en una bolsa de basura en el garaje de un electricista que trabajaba en la Catedral de Santiago de Compostela.

El 5 de julio de 2011, los archiveros de la Catedral de Santiago de Compostela se llevaron una gran sorpresa al darse cuenta que el Códice Calixtino, una obra incunable del siglo XII, había desaparecido. Hoy, casi un año después, la obra fue encontrada envuelta en una bolsa de residuos que se hallaba en el garaje de un electricista y ex empleado de la catedra que vivía en Milladoiro, en La Coruña.

El electricista, identificado como  José Manuel Fernández Castiñeiras, fue detenido, junto a otras personas implicadas en el robo del libro, y es el principal sospechoso del delito. Las otras son la mujer, el hijo y la nuera de Fernández Castiñeriras.

Durante el allanamiento del domicilio de Fernández Castiñeiras se encontraron varias copias del Códice Calixtino, además de otros documentos religiosos antiguos y una suma de 1,2 millones de euros en efectivo. Fernández Castiñeiras trabajó por 25 como electricista en la catedral de Santiago de Compostela, pero nunca tuve contrato fijo. Fue despedido el año pasado y se sospecha que habría robado el manuscrito como venganza.

Un dato llamativo. Luego de ser despedido, Fernández Castiñeiras continuó asistiendo a la misa matutina de la catedral y siguió manteniendo una cordial relación con sus ex compañeros de trabajo, aunque no así con el párroco José María Díaz, responsable del archivo en el momento del robo. Por aquel entonces, Díaz había sugerido que sabía quien era el autor del robo, pero mantuvo silencio. Lo curioso es que al percatarse del hurto del manuscrito se ofreció una recompensa de 40.000 para quien lo recuperara, la misma cifra de dinero que la iglesia le adeudaba al electricista por sus trabajos