Noche y Gastronomia

Columbus: la nueva apuesta de la familia Sandoval en Madrid

Caricatura de Colón

La familia Sandoval se ha caracterizado en estos últimos años por una exuberancia creativa que nos ha regalado su magnífico restaurante Coque, en Humanes, ese local que todos pensamos merece más de la estrella Michelín que actualmente posee, su negocio de  bodas y reuniones en la vecina Griñón o las diversas incursiones científico técnicas de Mario, complementadas por algún que otro episodio catódico.

Manteniendo su apuesta por fijar el buque insignia de la casa en su pueblo natal de Humanes, Mario y familia siempre habían deseado dar el salto a la capital y lo han hecho con Columbus. La nueva apuesta de los Sandoval junto a la nueva sucursal del Gran Casino de Madrid, da papel a los tres hermanos de la familia, que dividen su trabajo entre la bodega, la sala y la cocina, siempre a los mandos de Mario.

El nombre elegido remite al objetivo de tratar de fusionar la cocina de Europa y América; una suerte de homenaje al descubrimiento de Colón, que basa su apuesta en la calidad del producto y en la maravillosa creatividad y técnica que ya disfrutamos en Coque.

Una carta que irá variando con las temporadas y que recoge más de cincuenta platos a los que se añaden una de las marcas de la familia, su extensísima y cuidada apuesta por vinos y champañas.

Todo en un ambiente que, como en Coque, parece huir del minimalismo imperante y busca crear espacios cálidos y de alguna forma

La familia Sandoval se ha caracterizado en estos últimos años por una exuberancia creativa que nos ha regalado su magnífico restaurante Coque, en Humanes, ese local que todos pensamos merece más de la estrella Michelín que actualmente posee, su negocio de  bodas y reuniones en la vecina Griñón o las diversas incursiones científico técnicas de Mario, complementadas por algún que otro episodio catódico.

Manteniendo su apuesta por fijar el buque insignia de la casa en su pueblo natal de Humanes, Mario y familia siempre habían deseado dar el salto a la capital y lo han hecho con Columbus. La nueva apuesta de los Sandoval junto a la nueva sucursal del Gran Casino de Madrid, da papel a los tres hermanos de la familia, que dividen su trabajo entre la bodega, la sala y la cocina, siempre a los mandos de Mario.

El nombre elegido remite al objetivo de tratar de fusionar la cocina de Europa y América; una suerte de homenaje al descubrimiento de Colón, que basa su apuesta en la calidad del producto y en la maravillosa creatividad y técnica que ya disfrutamos en Coque.

Una carta que irá variando con las temporadas y que recoge más de cincuenta platos a los que se añaden una de las marcas de la familia, su extensísima y cuidada apuesta por vinos y champañes.

Todo en un ambiente que, como en Coque, parece huir del minimalismo imperante y busca crear espacios cálidos y de alguna forma buscadamente abigarrados para crear personalidad en torno a la mesa. En las opciones para el comensal, dos menús degustación, contenidos en precios y que como Mario destaca, buscan acercar la alta cocina a un público más amplio que los consabidos estrellados.

A los postres una preciosa barra donde tomar un buen coctel. Tragos agrupados por categorías donde encontramos claims tan originales como eso Cocteles Olvidados que no nos permitimos no probar.

abigarrados para crear personalidad en torno a la mesa. En las opciones para el comensal, dos menús degustación, contenidos en precios y que como Mario destaca, buscan acercar la alta cocina a un público más amplio que los consabidos estrellados.

A los postres una preciosa barra donde tomar un buen cóctel. Tragos agrupados por categorías donde encontramos claims tan originales como eso Cócteles Olvidados que no nos permitimos no probar.