Noche y Gastronomia

Comer en Dubrovnik: el Mediterráneo en el plato

Vista de Dubrovnik

Dubrovnik es mucho más que una maravillosa ciudad amurallada por la que pasear ensimismado ante su inconmensurable belleza.

Dubrovnik, amén de ser un paraíso ineludible, reconocido como tal en su condición de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, es una buena excusa para conocer la gastronomía croata. Es ésta una gastronomía de clara influencia mediterránea y principalmente italiana, por lo que Dubrovnik es un destino perfecto para probar una buena pasta o deleitarse con un delicado pescado, normalmente fresco por la cercanía de la costa.

Una buena opción en Dubrovnik y en general en toda Croacia es tapear en las denominadas Konobas, tascas tradicionales donde el precio de la cuenta es más que razonable y donde podremos probar suculentos manjares como el kulen, esa salchicha picante de intenso sabor, sus maravillosos quesos o su jamón de Dalmacia, de toques dulces y ahumados.

En Dubrovnik, como en toda ciudad de innegable interés turístico, es importante saber distinguir las verdaderas casas de comidas con alma, de aquellos negocios más enfocados a hacer de los días de descanso una máquina poco escrupulosa de amortizar los locales.

Una apuesta segura es dejarse caer cerca del puerto en Lokanda Peskarija. Aunque normalmente el visitante deberá tirar de paciencia por las persistentes colas, los precios, el ambiente y sobretodo su pescado, bien merecen la espera. Langostas, pescados frescos del día u ostras en una magnífica oferta a precios más que contenidos.

Para espíritus más etéreos, un buen consejo es acercarse hasta la cercana isla de Kolocep y disfrutar de las inmejorables vistas y puestas de sol del restaurante Villa Ruza. Ambiente cuidado, elegante tratamiento de los platos y un insuperable rincón romántico para una ocasión especial.

Para aquellos que les guste investigar y apuesten por el eclecticismo, una interesante elección es el Restaurante Azur (Pobijana 10), donde trabajan una mezcla de cocina mediterránea e hindú que destaca por la nitidez de sus sabores y por dotar de un punto de exotismo a una cocina que en base a magníficas materias primas permite acertados experimentos como éste.