Libros

Cómo hablar de los libros no leídos (II)

Como Hablar De Los Libros No Leidos Ii

En un post anterior comentábamos este libro del francés Pierre Bayard, profesor de literatura francesa y psicoanalista, en el que da una serie de consejos acerca de cómo hablar de temas que no conocemos (en este caso libros que no leímos) de un modo convincente. Pero ese es sólo uno de los aspectos del libro, tal vez el de menos valor.

Otros planteos dentro de la obra son mucho más interesantes, y más interesante aún, la polémica generada. El verdadero sentido de la literatura, es uno de esos puntos. Cuál es el sentido de la lectura y cómo se debe hacer. Plantea por ejemplo, preguntarnos cuál sentido ha tenido para nosotros leer algo que hemos olvidado por completo. Desde mi punto de vista, el mismo sentido que haber vivido algo que no recordamos. Sería el caso, de qué hemos comido aquella tarde de hace tres veranos. No recordarlo no quiere decir que no hubiera tenido un valor en su momento (bueno, malo o mediocre). No todo lo que hacemos trasciende de un modo fundamental en nuestra vida. Pero eso no le resta valor en absoluto. Tal vez la suma de esas intrascendencias son nuestra propia existencia.

Es bueno preguntarse, sin embargo, cuál es el modo en que un libro debe ser leído. Creo que no hay respuesta para esa pregunta, o más bien las respuestas son múltiples. La importancia de situar al autor dentro de una época o estilo, encasillar la obra dentro de un análisis profundo, puede ser muy válido. Pero no siempre es así. Tal vez un lector más activo y creativo, haga su propio aporte, haciendo de la experiencia de la lectura un hecho mucho más positivo aún.

Rescato ampliamente el tono irónico, el sentido del humor y el valor de obligarnos a pensar en hechos que damos por obvios. En cuanto al manual de cómo fingir, asumamos que es muy humano, estemos de acuerdo o no. Tal vez ahí es donde más se nota una de las profesiones del autor, como dijimos antes, psicoanalista. Asumir sin culpa una condición natural. Tal vez sería más sano minimizarla, pero es una opinión personal.

Imagen: flickr.com