Libros

Comprender y sanar la homosexualidad, de Richard Cohen

Comentamos hace uno días el insólito éxito de ventas Comprender y sanar la homosexualidad, de Richard Cohen (Filadelfia, 1952), una obra que ha ganado fuelle tras las protestas de grupos homosexuales. Se trata de un manual que (según El País) se empleó en Uganda para fundamentar un proyecto de ley que pretendía castigar las conductas homosexuales con la pena de muerte. Para comprender lo que hay en esta obra no hace falta un curso de literatura, sino bucear en la particular psique de su autor.

A los 52 años, Cohen se define a sí mismo como un ex gay con “la clave para corregir las tendencias homosexuales”. En su país se le considera el máximo representante de la “terapia de conversión”, una práctica que jura “desaparecer tendencias homosexuales” de los pacientes. Gracias a los resultados ha fundado una organización llamada  “Healing Foundation”.

Cohen posee un máster en terapia psicológica por la Universidad de Antioch, pero carece de licencia para ejercer como psicoterapeuta.

En una entrevista para el diario español, asegura que “no ha habido descubrimientos que les permitan a los científicos llegar a la conclusión de que la orientación sexual esté determinada por uno o varios factores particulares. La ciencia dice que la gente no nace gay.”

Asegura que su terapia es un ejercicio de “autodeterminación y libre albedrío”, pues permite a alguien que quiere “explorar las posibilidades de cambiar de gay a heterosexua”, realizar ese cambio.

Sostiene que la homosexualidad puede curarse pues “aquellos que experimentan sentimientos homosexuales son hombres y mujeres extremadamente sensibles”, y que “esa sensibilidad puede sentar las bases para los sentimientos homosexuales” dentro de un particular “entorno familiar, escolar, de amistades”.

¿Sus credenciales?: “Yo mismo viví como gay, tuve una pareja gay durante tres años”, pero “desde pequeño, siempre tuve un sueño: estar casado con una mujer y tener una familia. No fue la presión de mis padres, de la sociedad o de la religión. Era yo mismo, que tenía el sueño de casarme con una mujer y tener niños”.

De manera que se casó, algo que no lo “sanó” de ser gay, pues “reprimía los deseos homosexuales. No los había resuelto”. Los terapeutas de entonces “me decían que yo había nacido gay, que no había nada que hacer. Que debía aceptarlo y vivir una vida gay”.

Encontró, como era de esperar, que su homosexualidad era provocada por “una herida”: “No recordaba que mi tío había abusado sexualmente de mí. Es algo que reprimí durante 25 años, hasta que hice mi terapia. Entonces encontré a un mentor masculino, heterosexual. Cuando experimenté el luto por ese abuso mis tendencias homosexuales desaparecieron.”

Cohen señala que, en 50% de los casos, la figura del abuso sexual por personas del mismo sexo es la causa de la homosexualidad, entre otras “10 razones posibles que detallo en mi libro”.

Finalmente, echa por tierra lo que considera la gran mentira sobre la homosexualidad: “Uno no se despierta un día y decide ser gay. Hay una serie de factores combinados que hacen que alguien se comporte como gay. Tratando a cientos de homosexuales he descubierto que hay una serie de contextos comunes en todos ellos. En las biografías de los famosos queda claro también: tuvieron experiencias similares. Rosie O’Donnell, Greg Luganis, Elton John, Ricky Martin, Ellen DeGeneres… todos tienen historias similares. Es algo clínico. Decir que alguien ha nacido así es contrario a la naturaleza”.

  • http://tusrecetasfaciles.com/

    claro que uno nace gay uno se hace por el camino si es lo que le parece lo mismo que con las lesbianas…uno no trae consigo….se adquiere con el tiempo

  • Majo – recetas faciles

    laro que uno nace gay uno se hace por el camino si es lo que le parece
    lo mismo que con las lesbianas…uno no trae consigo….se adquiere con
    el tiempo

  • Carlos

    La homosexualidad dicho a grandes rasgos es una fijaciòn osea: UNA RABIETA INFANTIL, EN UN CORAZON ADULTO. el niño ya adulto termina saliendose con la suya pero lo mas patetico de todo esto es saber ¿a que precio? Esta sociedad promiscua en la que estamos viviendo se ha rendido dandole su antojo, desde que en la decada de los  años 70 la Asociacion de Psicologia Americana descatalogara la homosexualidad de entre las enfermedades mentales hasta nuestros dias creo que se le ha hecho un flaco favor al colectivo gay. Alguien que te quiere te dice la verdad apesar del dolor que ese produzca, muy al contrario del “Lobby gay” que queriendo endulzarte el oido te ha engañado habiendo perdido un tiempo precioso para haberse rehabilitado de este comportamiento que termina produciendo tanto dolor, estamos hablando de nada menos que de 30 años…..