Cine y TV

Crítica: Prometheus

Al fin se ha estrenado la muy anunciada precuela de “Alien” (“El octavo pasajero”,1979), “Prometheus”, también a cargo del creador de la franquicia, Ridley Scott, y una vez vista debemos decir que el resultado no nos deja muy satisfechos…

Lo primero que hay que decir es que oficialmente “Prometeo” no es una precuela de “Alien”, aunque sí lo es, pero no lo es… La cinta retoma algunos de los elementos de “Alien” pero no los profundiza. Scott asume que todos los espextadores de su filme original se habían quedado con una gran duda: ¿Quién era el titán sentado en la sala de mandos de la nave que los ocupantes del Nostromo encuentran en un remoto satélite?

Scott, en algún punto de la preproducción de la cinta, decidió que no era suficiente, y convirtió la cinta en una sobre la búsqueda del origen de la humanidad…

Si se preguntan cuál es la respuesta y qué es lo que tiene que ver esa respuesta con Alien y el Space Jockey, vean “Prometheus”. Si estas cuestiones les tienen sin cuidado, ahórrense el 3D. Y es que la nueva cinta del director de “Blade Runner” promete mucho y da más bien poco: un guión endeble que no pueden salvar las magníficas actuaciones de Michael Fassbener y Noomi Rapace.

Y es que la verdad sea dicha, si uno no supiera que detrás de “Prometheus” (nombre de la nave de una expedición que viaja a un lejano planeta siguiendo las instrucciones de pinturas con miles de años de antigüedad) está Scott, y detrás de Scott, Alien, “Prometeo” sería una digna cinta de fin de semana. Y nada más.