Música y Teatro

Crítica: The Avengers

Depositphotos_20793817_s

Con The Avengers, el último tanque de Marvel, pasa como con los discos de los Tres Tenores: hay tanta franquicia involucrada que el espectador no sabe para dónde mirar. En este caso, los superhéroes mayores de la competencia de DC suman sus talentos para defender a la humanidad: Iron Man, Thor, Captain America, Hulk… y se hacen acompañar de algunos menores para completar el cuadro.

El resultado de esta unión de figuras (de los íconos superheroícos y de los actores encargados de darles vida) es que todo el presupuesto está a la orden del entretenimiento (desde la incorporación del 3D hasta los efectos CGI), con lo que cosas como el desarrollo de personajes o la trama se van deslavando paulatinamente, hasta que nada importa demasiado, fuera de la aglomeración.

Su director, Joss Whedon (el artífice de Buffy y de una cinta de terror próximo estreno, “Cabin in the Woods”, que promete ser mucho más interesante), cumple las expectativas en lo que refiere al carrusel para los sentidos de que un tanque de la Marvel debe ofrecer, pero fuera de “Irony Man”, un siempre eficiente Robert Downey Jr., con sus eternas burlas al resto del equipo, el elemento humano está ausente, y The Avengers es un deslumbrante juego de vídeo que, desgraciadamente, no nos dejan jugar.

Por otro lado, que todos estos superpoderosos sean necesarios para enfrentarse a un solo villano es algo excesivo, y sólo se explica por la imposibilidad de incluir más nombres en el cartel, ya de por sí saturado…