Música y Teatro

Death Cab for Cutie y su nuevo disco

httpv://www.youtube.com/watch?v=pq-yP7mb8UE

“Narrow Stairs” es el nuevo título de la banda llamada Death Cab for Cutie, una de las sensaciones absolutas de la escena de indie rock en los Estados Unidos. Comenzaron siendo una banda desprendida de las agrupaciones de emo-pop dentro de la veta más sensible que se podían encontrar dentro de los Estados Unidos. Pero, como es sabido, su popularidad fue in crescendo hasta que abandonaron el ámbito de menor escala y los sellos independientes para fichar por Atlantic.

Este “Narrow Stairs” ya es el sexto álbum que la agrupación comandada por Ben Gibbard pone a consideración del respetable y, además, ya es el segundo para la multinacional, siendo el sucesor de “Plans”, su pasado -y bastante exitoso- disco de estudio. En esta edición modelo 2008 de Death Cab for Cutie la banda no ha hecho más que perpetrar su sonido ya mucho más orientado hacia un público adulto que el que los había encaramado en sus comienzos.

Las canciones de este nuevo “Narrow Stairs” están decididamente enroladas dentro de ese gran grupo de bandas a las cuales podríamos calificar como “herederas de Radiohead”. Los sonidos melancólicos y apaciguados de los británicos han sido una influencia notable para este album, aunque también otros intentos de orientaciones similares, caso Ben Folds Five, se dejan oir a lo largo de esta entrega.

Los Death Cab for Cutie ya están lejos de sus años de juventud y, por eso, se brindan enteramente a sonoridades acordes a los momentos de su vida. Tal vez su carrera en cierto punto pueda compararse con la de los Modest Mouse. De un comienzo mucho más centrado en otras parcelas del mundillo musical, poco a poco fueron corriéndose hacia ámbitos más masivos y optando por un sonido más “universal”. Seguramente les trajo mayor rédito, aunque tal vez hayan perdido algo de frescura.