Cine y TV

Tom sufre el divorcio

Parece que la cientología no es todo lo buena que le dijeron a Tom Cruise, y no está llevando muy bien la separación de Katie Holmes. Según los últimos reportes (de esos que nunca faltan) a la estrella de “Top Gun” se le ha visto delgado y malhumorado, entregado al trabajo al punto de abandonar la alimentación sana.

Penas de amor

En un tiempo récord, Tom Cruise y Katie Holmes culminaron su proceso de su divorcio en los juzgados de Nueva York. Sólo han pasado dos meses después de que Holmes presentara una demanda que sorprendió a propios y extraños, si bien la relación de Cruise y la estrella de “Batman Begins” siempre dio señales de no ser un matrimonio común y corriente.

Aunque los abogados de ambas partes se negaron a hacer declaraciones, una fuente cercana al áctor señaló que “Tom está contento y aliviado por seguir adelante”, y que su mayor prioridad en este momento es “ser un buen padre”.

Cruise ha perdido más de seis kilos

Según reporta el Daily Mail, Cruise ha quedado muy afectado por el divorcio, y ha perdido más de seis kilos de peso. La razón: “no ha comido bien” y su obsesión en trabajar jornadas realmente exhaustivas.

Tom se niega a bajar el ritmo y se somete a comportamiento militar. No ha estado trabajando como normalmente lo hacía y ahora incluso se niega a comer bien”, ha señalado la misma fuente al diario: “Su ropa se le ve holgada. La forma de afrontar el divorcio ha sido arrojarse sobre el trabajo pero el resultado es que no se ve muy bien”

Según personas cercanas a la pareja, la separación tiene mucho que ver con la cercanía de Cruise a la cientología.