Noche y Gastronomia

Dos buenos hindús en Madrid

detalle curry

Cuando uno habla del barrio de Lavapiés en Madrid se imagina siempre un amplio mestizaje; gentes de los cinco continentes con una destacada población asiática y africana, y con ello un sinfín de oportunidades para descubrir nuevas gastronomías, sabores, texturas y en definitiva una magnífica ocasión para entender otras culturas desde lo más primigenio: nuestro estómago.

La cocina india es una de las grandes estrellas en Lavapiés. Por su importante colonia y por su fiel parroquia de seguidores, en este popular barrio de Madrid han proliferado locales más o menos afortunados que hacen del tratamiento de los curris, picantes y otras especialidades ,una muy buena opción a la mesa, con un punto siempre de interesante exotismo.

En Anarkoli (Lavapiés 46) descubrimos un amplio local de decoración cuidada muy  por encima de la media, que además dispone de una bonita terraza perfecta para los primeros bochornos. Aquí podemos comenzar nuestra aventura gastronómica probando alguna de sus muy buenas samosas vegetales  o unos muy jugosos Panner Tikka, maravillosa creación a base de queso, yogur y especias, que nos recuerda en algo a la cocina griega aunque con un punto de sabor más acentuado y quizá con algo menos de frescura. De cualquier modo, un buen comienzo para continuar con un imprescindible cordero en salsa de curry o un pollo ya deshuesado acompañado de una excelsa y cremosa crema de yogur. Como  consejo prueben para acompañarlo alguno de sus panes rellenos o su perfecto arroz basmati.

Muy cerca de Anarkoli,nos enamora por su cocina- su estética debería mejorar un poco-Bombay Palace (Ave María 26 ).El menos apetecible de los restaurantes hindús por su nombre, es un excelso templo de una cocina casera que nos regala maravillas como las tiras de cebollas fritas en mantequilla y especias o su Beef Vandaloo, una ternera acompañada de curry picante que hará las delicias de los estómagos más recios. Todo es echarle valor. No les defraudará.