Libros

Drácula II: ¿Era necesario?

Ha llegado al mundo de habla hispana Drácula, el no muerto (editorial Roca), la secuela oficial de Drácula de Bram Stoker, escrita por un descendiente directo y canadiense del irlandés, Dacre Stoker, quien jura haber utilizado notas originales de su ancestro, y se ha valido de Ian Holt, un guionista de cierta trayectoria.

dracula-ii-era-necesario1

Drácula, el no muerto narra eventos ocurridos 25 años después de la historia original, y muestra el triste destino de Mina Harker (sumida en una irrefrenable compulsión sexual y sospechosamente joven), y su esposo, Jonathan, quien ha caído en el alcoholismo ante la derrota de su relación. Al parecer, y aunque en la novela de Stoker no se menciona nada al respecto, el Conde era un semental (“a Jonathan le resultaba físicamente imposible seguir su ritmo”).

Drácula, el no muerto, se diferencía de su original por una marcada obsesión sexual (uno de los personajes principales es sacrificado mediante un empalamiento), fruto sin duda de la inclusión de la condesa magiar Erzsébet Báthory, devenida en vampiro, como la villana en turno (con tórrida escena lésbica en un todo a todo con Mina).

No deja de ser divertido ver evidenciados todo los subtextos sexuales que Stoker habilmente incluyó y disfrazó en su clásico vampírico, pero nos preguntamos: ¿Era necesario?

Imagen | Roca