Música y Teatro

Dungen – Dungen 4

Dungen Dungen 4Hablar de la música psicodélica en Escandinavia representa un arduo trabajo y remite automáticamente a la historia pasada. Suecia, particularmente, cuenta con una dotada carga relacionada con los sonidos disonantes, la búsqueda intensa de la experimentalidad y, sobre todo, de una identidad propia que comenzaron a forjar los Parsson Sound, International Harvester o Trad Gras och Stenar que supieron poblar durante 60s y 70s territorio sueco. De ahí en más, el patrimonio psicodélico de aquella zona siempre estuvo en buenas manos. Y mucho más cuando Dungen hizo su aparición en escena.

“Dungen 4″ es el cuarto lanzamiento que Gustav Estjes -factotum, líder y compositor, a veces multiintrumentista- lleva adelante desde que comenzara su periplo sonoro en donde ha sabido volcar toda su sapiencia y personalidad estilística. Y lo encuentra en una forma que no había experimentado de lleno hasta la llegada de esta obra. Lejos del folk telúrico de “Stadsvandringar” o de los guitarreos atrapantes del consagratorio “Ta det lungt”, la búsqueda del inquieto nórdico parece ir ahora rumbo a las texturas, los climas y los pasajes instrumentales. Sin olvidarse un minuto de quienes son, claro está.

Los ecos de la obra instrumental de David Axelrod, los acentuados paisajes cinematográficos, un feeling eminentemente jazzero o los teclados omnipresentes no están escatimados en “Dungen 4″, pero la misma vocalización en idioma local, el mismo gusto por la melodía y la capacidad instrumental volcada hacia la electricidad siguen permaneciendo a la orden del día, conformando el que tal vez sea uno de los mejores discos que la banda sacó al ruedo hasta el momento.

Pueden quedarse tranquilos todos aquellos duendes de los gélidos bosques suecos: la música de Dungen seguirá siendo parte de ese pacto secreto que tienen los nórdicos con la música psicodélica. Da gusto ver que una banda evoluciona sin perder de vista la oportunidad de ir mutando sus ritmos, bebiendo de fuentes muy diversas, pero a su vez logrando configurar un sonido propio, con muchas señas de identidad que no detienen su progreso. Ojalá muchos más siguieran su ejemplo.

Imagen: Local Vertical