Noche y Gastronomia

Echaurren: La Rioja en el plato

Mixed vegetables over white

Hablar de gastronomía en La Rioja es hablar de Echaurren. Echaurren es mucho más  que un restaurante, es una marca. Echaurren es la historia de una familia que desde aquella primera fonda que daba de comer a los viajeros que pasaban por Ezcaray, ha visto crecer cinco generaciones, hasta la actual en la que en su emblema El Portal, oficia Francis Paniego, el alma mater y cabeza pensante de este nuevo Echaurren.

Este año la familia Paniego está de enhorabuena pues goza desde hace algunas semanas de la segunda estrella Michelín. Un premio a la renovación de la cocina de La Rioja, intensa en sabores y aromas, respetuosa de la mejor de las tradiciones gastronómicas que ya treinta años atrás le valió el Premio Nacional de Gastronomía a la madre de Francis, Marisa.

Y es que en Echaurren han sabido crear un maravilloso abanico alrededor de su buen hacer tras los fogones. Llegar hasta Ezcaray permitirá conocer  Echaurren Tradición, donde sobresalen las recetas de toda la vida, como su excepcional cordero ya sea guisado o asado, sus insuperables croquetas o esa menestra de verduras que aquí, en estas tierras riojanas, sería pecado si no fuera excelsa.

Las más depuradas técnicas sin abandonar sus más nítidos sabores, nos esperan en El Portal, la casa que abandera hoy en día la marca de la casa. Aquí la sofisticación alcanza niveles insospechados. Creaciones llenas de fantasía y artificio sin perder un ápice de coherencia y sentido. Espárragos que se deshacen en la boca en composiciones que parecen cuadros; platos de caza que apuntalan espléndidas salsas. Un menú infinito por el que dejarse llevar.

Un paso más allá han dado con su hotel y con dos espacios dedicados a propuestas más informales. Su bistrot Comilón donde a precios más asequibles circulan pastas, arroces y otras creaciones siempre originales y su bar de gastrotapas, en el que en un espacio diáfano y moderno podemos disfrutar de pequeña alta cocina en miniatura. Una vuelta de tuerca al pincho tradicional para disfrutar de lo elevado de esta cocina a pequeños bocados.

¿No es un maravilloso motivo para conocer La Rioja?