Libros

Editan libros que se borran a los dos meses

Como una forma por lo menos poco habitual de apoyar a los nuevos escritores, una editorial argentina ha presentado una tecnología novedosa en el mundo editorial: un libro cuya tinta se borra a los dos meses.

La editorial argentina Eterna Candencia lanza “el libro que no puede esperar”: el invento consiste en un libro cuya tinta se borra a los dos meses de contacto con el ambiente.

Según la editorial, la idea es que los lectores se apuren a leer el libro, y que de ese modo consuman más literatura de nuevos autores.

Este “libro que no puede esperar”, según sus responsables, rompe con el estado natural de un libro, que hasta ahora ha sido el de la paciente espera a que los lectores se decidan a leerlo y llegar a su fin.

Con esta tinta temporal, el lector está obligado a leer más aprisa.

Además, según los editores, este libro que se borra permite imprimir una segunda obra en sus páginas.

¿Gran invento o  paso en falso? Los lectores dirán: nosotros más que una revolución del contenido, lo vemos como el surgimiento de una nueva plataforma cuya principal baza es la temporalidad.

Con lo que la primer pregunta que nos hacemos es: ¿Qué lector al que le gusta una obra, por más rápido que la lea, quiere que ese libro se borre?

Sin duda, creemos que si la tinta de los malos libros se borra, el mundo ganaría mucho: hay páginas en blanco más elocuentes que muchos autores consagrados…

  • Josee

    Creo que es otra fórmula mercantil, lectura con fecha de vencimiento, como en su tiempo aparecieron los CD que se borraban despues de verlos. Mas basura no aguanta este planeta