Cine y TV

El camino hacia la salvación (parte 3): "Terminator 3, la rebelión de las máquinas"

Terminator 3: la rebelion de las maquinas

Sarah y John Connor evitaron el día del juicio final. Y si bien esa era una buena noticia para toda la humanidad, el fervor de los fanáticos de la saga Terminator fue oído por sus productores quienes 12 años después del estreno de “Terminator 2″ decidieron continuar la historia con una tercera parte. En el año 2003, Arnold Schwarzenegger vuelve a interpretar al T-800 en “Terminator 3: la rebelión de las máquinas”.

Kristanna Loken es la temible Terminator-X

Pasaron más de 10 años desde que John Connor fue salvado por un organismo cibernético de la aniquilación. Ciberdine, una empresa de tecnología militar, fue destruida y con ella el proyecto Skynet, el germen de la inteligencia artificial que llevaría al mundo al apocalipsis. El día del juicio final fue evitado… ¿o no? John es ahora un veinteañero perdido por la vida que sabe que su misión en el mundo ya no es salvar a la humanidad en una lucha contra las máquinas, no obstante se siente vacío por dentro. Su madre ha muerto de leucemia y vaga por las calles en busqueda de respuestas. Hasta que un día, como en 1991, las vuelve a encontrar de la mano de una máquina asesina que ha sido reprogramada para su protección. En este caso el T-800 viene a salvarlo de la temible Terminator-X (o “la Terminatrix” o T-X) quien no sólo viene a anhiquilar a John sino también a sus futuros tenientes de la resistencia, entre ellos su futura esposa Katherine Brewster, hija de un militar que ha resucitado el proyecto Skynet y con él un nuevo día del juicio final.

Nick Stahl / John Connor y Claire Danes / Katherin Brewster

En esencia el conflicto y la historia del film tienen muchos puntos de contacto con su antecesora: John debe salvarse de su aniquilación mientras es protegido por el T-800, pero a su vez tiene que prevenir el holocausto nuclear (día del juicio final) que sería el punto de partida para la futura guerra entre humanos y máquinas. Y sin embargo, la película hace aguas en muchos aspectos y le quita un poco de brillo a la saga en su totalidad.

En primer lugar, “Terminator 2″ decretaba el final de las posibilidades de que se entable un conflicto bélico entre humanos y máquinas, con lo cual los giros de guión que justifican esta continuación son algo tirado de los pelos. La ausencia de James Cameron como director se nota en pantalla. Schwarzenegger interpreta a una máquina mucho más humana que la de las dos películas anteriores: hace algunas bromas, de a momentos John, el T-800 y Katetiene rasgos de emociones e inclusive tiene un dilema moral enmascarado como una lucha contra un virus que corrompe su sistema. Además “Terminator 3″ toma algunos tópicos de la saga (sobre todo frases consagradas) y las utiliza casi como una obligación dentro del guión, sin la fuerza que tuvieron en la primera entrega y especialmente en la segunda. Finalmente tiene guiños muy forzados con sus predecesoras como la súbita aparición del doctor Silberman, el único personaje que aparece en las tres películas (recordemos que Schwarzenegger interpreta a diferentes máquinas del mismo modelo y que John no ha nacido aún en la primera película).

Sin embargo, la película plantea un apocalíptico final que deja abiertas las puertas para una cuarta parte que se ha hecho realidad y que, quizás, nos muestre el fin de este camino hacia la salvación.