Libros

El Christian Grey barcelonés

image

Parece ser que la novela erótica está de moda. Después del éxito de Cincuenta sombras de Grey, el libro del que todo el mundo habla, parece que no está tan mal visto devorar en público una novela en el que se habla de prácticas sexuales. Pero, no nos engañemos, por mucho erotismo que desprenda Grey y por muy explícitas que sean sus costumbres en la cama, la trilogía de las sombras no deja de ser una novela erótica soft, con las ñoñerías típicas de haber sido un Fanfic de la saga Crepúsculo. Por ello, los lectores decepcionados con esta novela, o los que simplemente quieran ir más allá, pueden probar con El juego de Sadede Miquel Esteve.

El hecho diferencial de esta recién estrenada novela radica en que se desarrolla en un escenario perfectamente identificable, Barcelona. Además el protagonista, Jericó, dista bastante de Grey, ya que más que un empresario joven y exitoso, es un clásico burgués de la zona alta barcelonesa, asfixiado por las deudas y embarcado en un matrimonio que se derrumba. Desesperado ante esta situación, buscará un escape y lo encontrará en un local situado en la calle Nou de la Rambla donde se rinde culto al marqués de Sade, el Donatien.

Jericó se embarcará así en un un juego sádico, durante el cual descubrirá que, desde que comenzó su idílica relación con la riqueza y el poder, ha sido víctima de una serie de manipulaciones que lo han atado a un pasado del que intentará ahora liberarse.

La obra, por tanto, va más allá del simple erotismo y contiene un mensaje del cual carece la trilogía de Grey; una crítica a una sociedad banal que lleva al hastío y al aburrimiento y, por tanto, a buscar nuevas emociones. Eso sí, no es apta para lectores delicados, y es por eso que seguramente no se convertirá en un best seller; aunque, como todo en esta vida, más vale calidad que cantidad.