Cine y TV

El estilo Tim Burton

images

Si bien es cierto que las últimas creaciones de Tim Burton no están siendo sus mejores trabajos (Sólo hace falta recordar Sombras Tenebrosas que, bajo mi humilde criterio, deja bastante que desear), con su reciente estreno Frankenweenie, parece que vuelve el estilo genuino del director. De hecho, no podríamos llamarlo estreno al cien por cien, porque la película está basada en un corto de 1984, uno de los primeros trabajos de Burton, producido por Disney. Duraba 25 minutos y después de terminar su producción, Disney despidió a Burton, porque consideraba la cinta “demasiado terrorífica para una audiencia tan joven”. Sólo después del éxito de películas como Beetlejuice en los 90, el corto fue lanzado en video. En el 2007, Burton firmó de nuevo con Disney para realizar el cortometraje animado que hoy comentamos.

Frankenweenie trata la historia de Victor, un niño introvertido y apasionado por la ciencia. Un día, su perro y su mejor amigo, Sparky, es atropellado, dejándole solo y deprimido. Después de una lección de ciencias, crea un complejo mecanismo para traer a su perro de nuevo a la vida a través de la electricidad producida por los rayos. El experimento resulta y Victor se lo intenta ocultar a su familia y a sus compañeros de clase, pero cuando estos lo descubren lo intentan también con sus fallecidas mascotas. No obstante, las consecuencias serán mucho más negativas, y la ciudad se llenará de monstruosas criaturas.

La película, evidentemente inspirada en Frankenstein, de Mary Shelley, nos trae de vuelta al genuino Tim Burton. En blanco y negro, y con varias referencias a las películas de monstruos clásicas, incorpora también la estética grotesta y tétrica que hizo famoso al director en Pesadilla antes de Navidad. Pero bajo esa apariencia terrorífica, la película mantiene en azucarado espíritu Disney; al fin y al cabo, es la historia de un chico que quiere a su perro y se niega a perderlo. Por eso es apta para menores y aceptable para mayores.