Cine y TV

El estreno de la semana: Los juegos del Hambre

Llega al fin a España el último fenómeno de la taquilla norteamericana: Los juegos del hambre, que ya habíamos criticado en este blog, y que según lo expertos está en vías de convertirse en el sustituto de las sagas de Harry Potter y Crepúsculo (un artefacto para los fans de una saga literaria con diversas entradas para el público que no ha leído ni piensa leer los libros, y el consumo adolescente).

Aunque ha recibido diversas críticas por su nerviosa cámara que más que hacer partícipe al espectador del caos de la historia lo marea, por el endeble tratamiento de sus personajes, por la obviedad de sus referentes fílmicos, por la chapuza de sus efectos digitales, al público le ha importado poco, y Los juegos del hambre se ha convertido en toda plaza en la que se ha estrenado en un primer lugar de taquilla.

Dirigida por Gary Ross con más bien poca imaginación, Los juegos del hambre narra la historia de un programa de televisión en el Estados Unidos del futuro: tras una guerra, el gobierno totalitario sojuzga las ansias libertarias de la población con un estado de semi esclavitud, la escases de alimentos y un programa en donde, cada año, se eligen a adolescentes de todas las comunidades, y se les hace enfrentarse a muerte en una competencia televisada.

Podemos decir en beneficio de Los juegos del hambre, que si se retira el triángulo amoroso de su centro, aún queda una película decente, cosa que no ocurriría con Crepúsculo. En cuanto a ser la nueva Harry Potter, pues lo dudamos.