Música y Teatro

El fenómeno fan

image

Desde hace más de diez días, decenas de fans acampan a las puertas del Palacio de los Deportes de Madrid y del Palau Sant Jordi de Barcelona. Esperan al ídolo adolescente de masas, Justin Bieber, una de las citas musicales de 2013. El joven artista canadiense visitará nuestro país esta misma semana. Concretamente estará en Madrid este jueves, día 14, y en Barcelona el sábado 16.

Sus fans tienen un perfil muy definido: adolescentes que sufren histeria colectiva cada vez que ven la cara de su ídolo o escuchan una de sus canciones. Pero esto no es nada nuevo, aunque nos lo parezca, el fenómeno fan existe desde hace décadas, y si no que se lo digan a los Beatles, que se quedaban ensordecidos por los gritos de sus fans nada más aterrizar su avión en cualquier aeropuerto.

El dilema moral surge cuando nos planteamos la edad de estas (y estos, aunque en menor medida) fans, que pueden pasarse dos semanas esperando por su ídolo. Además, pese a que por ley está prohibida la entrada a este tipo de recintos a menores de 16 años sin acompañante, la promotora organizadora del concierto ha conseguido la autorización expresa de la Generalitat para que incluso los adolescentes a partir de 14 años puedan acceder solos al Palau Sant Jordi.

¿Hasta qué punto es seguro que menores de 16 años puedan acceder solos a un recinto de tales magnitudes? Quizá el fenómeno fan haya existido y existirá siempre pero, al fin y al cabo, alguien tiene que poner un punto de responsabilidad, y quizá eso se haya olvidado.