Cine y TVEventos

El fin de Megaupload demuestra que SOPA es innecesaria

Aquellos que según los abogados de las multinacionales del entretenimiento cometen piratería o comparten contenidos, saben lo que significa el cierre de Megaupload: el sitio más confiable, rápido y ubicuo en lo que se refería a subir  y descargar todo tipo de contenido.

Sin embargo, y algo que se la pasado por encima a la prensa en su entusiasta seguimiento de esta acción del FBI (fue y muy lejos de las fronteras norteamericanas) y a los que ven una victoria de la red en el desistimiento del Congreso estadounidense para imponer las legislaciones SOPA y PIPA, es que el caso Megaupload nos demuestra que el imperio económico se impone al imperio e las leyes: no hace falta ningún pretexto judicial para que, de aquí en más, el gobierno norteamericano cierre cualquier sitio en aras del respeto al derecho de autor.

La acción sobre Megaupload y su dueños y sus socios se justifica en el hecho de se trataba de un sitio punto com, lo que lo deja bajo la legislación norteamericana. Esto, es un primer momento, va a obligar a los sitios de almacenamiento de archivos a limitar su uso (como ya hizo Filesonic, que sólo permite bajar el contenido que uno mismo subió) o a mudarse a dominio fuera de la legislación nortemearicana (como el punto ru).

El punto es que tanto usuarios como sitios se sienten amenazados por la ley estadounidense… sin que PIPA ni SOPA hayan sido instrumentadas, y sin que el cierre de Megaupload provoque un aumento en la venta de contenidos legales.