Cine y TV

El final de ‘Como conocí a vuestra madre’ [Spoiler]

Final 'Como conocí a vuestra madre'

Mucha gente ha dado su opinión a través de la Red sobre el final de la serie ‘Como conocí a vuestra madre’ (2005-2014). Ahora que ha pasado un tiempo prudencial y el riesgo de spoilers se reduce, me gustaría expresar también, de forma breve, la mía.

Con la emisión, el pasado 31 de marzo en Estados Unidos, de los capítulos 207 y 208, se ponía fin a nueve temporadas de una serie en la que un padre, Ted Mosby, les explica a sus hijos de qué forma conoció a la madre de ellos. ¿Es así? Realmente no. Ese es el giro final e inesperado de la sitcom, la historia que cuenta no es esa.

Creo que ‘Como conocí a vuestra madre’ es una serie a la que su premisa le ha lastrado. Me explico. Si tenéis en mente una serie con la que guarda muchos puntos en común, ‘Friends’ (1994-2004), recordaréis que aquella simplemente trataba de contarnos las aventuras y desventuras de un grupo de amigos. No había un horizonte, no había una línea de meta. Las cosas iban pasando y nos iban sorprendiendo. Las íbamos disfrutando mientras duraban y nos entristecía cuando terminaban. La serie al final tuvo diez temporadas, pero podría haber tenido siete o trece. El único límite era que él público acabara perdiendo el interés. ‘Como conocí a vuestra madre’, sin embargo, establecía una premisa que la hacía original e interesante, ser un gran flashback destinado a llegar a un punto final y anunciado, alrededor del cual debería girar toda la narración.

Esta característica, creo, ha sido su virtud y a la vez su defecto, porque el espectador tenía una meta en el horizonte, una expectativa. No se contentaba con ver lo que iba pasando, estaba constantemente preocupado de si el siguiente ligue de Ted sería finalmente la madre de sus hijos y con cada revés, con cada ruptura, con cada vuelta otra vez al asunto de Robin, resoplaba y se movía incómodo en la silla.

La premisa vuelve a ser un lastre a la hora de interpretar el final. Porque ojo, creo que es un final completamente coherente, lógico y acorde con la historia que se ha venido explicando. Desde hace muchas temporadas, aunque sea fácil decirlo ahora, siempre he comentado con mis amigos que lo que la serie explicaba era la historia de Ted y Robin. La narración se inicia el día que se conocen y, como hemos visto, termina el día que por fin acaban juntos. Si la serie se llamara ‘Las aventuras amorosas de Ted Mosby’ o ‘Los cinco del McLarens’, seguramente nadie objetaría nada, pero es que se llama ‘Como conocí a vuestra madre’. Entiendo, por lo tanto, que el final haya desagradado, decepcionado y dejado un gusto agridulce en los espectadores. Esperábamos otra cosa, en parte porque la propia serie nos había captado con ese anzuelo.

Un final puede gustarte o no gustarte, eso está claro, y a mí personalmente no me ha gustado. No obstante, reconozco que ‘Como conocía  vuestra madre’ es una serie coherente, trabajada, donde todos los cabos quedan atados y tienen sentido. Probablemente la serie más innovadora y creativa, en la forma de ser narrada, de los últimos tiempos.