Cine y TV

‘El hombre de acero’ y el hombre de oro.

Póster de 'El hombre de acero'El pasado 21 de julio aterrizó en nuestras salas de cine ‘El hombre de acero, la más reciente adaptación de las aventuras del héroe de comic Superman, esta vez de la mano del director Zack Snyder y con la producción / guionaje de Christopher Nolan.

Cuando hablamos de ‘El hombre de acero’ me veo obligado a hacer dos comparaciones que pueden ser odiosas, pero hay que hacerlas. La primera es con la competencia, es decir, las películas de los héroes de Marvel. Hay que ser muy ingenuo o estar muy poco enterado de lo que pasa para no darse cuenta que las dos principales editoras de comics en lo que a superhéroes se refiere, y ahora también productoras cinematográficas, están inmersas en una guerra feroz por ganarse al público. Hasta ahora es bastante evidente que en cantidad, ya sea de películas o de recaudación, Marvel se está llevando el gato al agua pero ¿Y en calidad?

En la humilde opinión de quien escribe, Marvel y DC han emprendido dos caminos distintos para llegar al mismo destino, dos formas de hacer y de pensar. Marvel ha apostado por la producción en serie, porque el ritmo no pare y por bombardear al espectador con dos o tres películas al año, con un montón de superhéroes y varias partes de cada uno hasta culminar mezclándolos todos en un crossover apoteósico. DC, no obstante, ha decidido ir un poquito más despacio, ha apostado por una producción más “artesanal”, más “de autor”. Entregó a Christopher Nolan las riendas de su nuevo Batman y respetó su decisión de centrarse solo en una trilogía exquisita, basada en una narración de introducción-nudo-desenlace sin gratuidades (no estoy seguro de que esta palabra exista), alargamientos ni tomaduras de pelo. Tres películas y se acabó. Hacer dinero sin renunciar al arte, sin exprimir la gallina de los huevos de oro. Cuando llegó el turno de hacer Superman se repitió el modelo. Despacio, con calma, con calidad, con clase. Se recurrió al hombre que estaba maravillando al público no solo con la trilogía del caballero oscuro sino con otras perlas de su propia cosecha y, si bien no como director, se le pidió que formase parte del proyecto, que dijera la suya. Aquí es donde llego al hombre de oro que anunciaba en el título, y que no es otro que Christopher Nolan. Se ha notado su mano en Superman, su personalidad, su criterio. DC se ha puesto en sus manos y, aunque hacer esto es siempre una apuesta arriesgada, ha sido una cierto.

Imagen de 'El hombre de acero'¡Ojo! Esto no pretende ni mucho menos devaluar el trabajo realizado por Zack Snyder, un director que me encanta y que, le pese a quien le pese, escribió una página en la historia del cine con su ‘300’. Porque, pudiendo gustarte o no la cinta, inauguró una manera de hacer las películas, de transmitir visualmente, que ha sido influencia de decenas de cintas posteriores. La mano y la personalidad de Snyder también está muy presente en Superman, en los combates y escenas de acción sobre todo, pero también en la fantasía y el imaginario puestos en el planeta Krypton.

Os había hablado de una segunda comparación odiosa, no me olvido. Esta es con la trilogía de ‘El caballero oscuro’. Nolan de nuevo. ¿Por qué? Muy fácil, porque es su “hermano” de comics y ahora también de películas, el gran éxito, el objetivo a alcanzar, el modelo a seguir. En este punto creo que el Superman de Zack Snyder bebe soberanamente de la obra de Nolan, no en vano, como decíamos, esta ha estado implicado en el proyecto, y esto le beneficia. Nada que ver tiene en todos los aspectos esta película con aquella ‘Superman returns’ que nos llegaba en 2006 de mano de Bryan Singer.

Imagen de 'El hombre de acero'Dicho esto, sin embargo, debo colocarla un escalón por debajo de las películas del hombre murciélago. En ‘El hombre de acero’ se ha intentado huir de los colores chillones, los chistes fáciles y los villanos patéticos para demostrar que la historia de un superhéroe puede explicarse desde un punto de visto adulto, maduro y serio. Esta es la gran victoria en mi opinión de DC sobre Marvel. No obstante, creo que Superman pierde un poco de realismo ante la trilogía de Batman por el hecho, evidente, de estar contándonos la historia de un extraterrestre con súper poderes. Siempre va a haber un toque más fantástico, más sobrenatural, y eso puede hacer que guste un poco menos, como ha sido mi caso. Esto no quiere decir que no esté bien resuelto este aspecto, al contrario. Incluir elementos fantásticos y hacerlo torpemente puede ser una de esas cosas que hunde tu película, sin embargo creo que Zack Snyder ha sabido conseguir que criaturas extraterrestres voladoras, salvajes combates a puñetazos en mitad del cielo y tipos lanzando rayos por los ojos no hagan a la película perder el tono de seriedad y madurez que se le pretendía.

Comparaciones aparte, hay otros aspectos propios de la cinta que destaco. Por un lado, y aunque algunos lo han criticado, me encanta la formula narrativa que utiliza. La película empieza con un Superman ya adulto y va intercalando a lo largo de todo el film flashbacks que nos explican de forma intermitente pero profunda su vida anterior. Como el joven Clark descubre y asimila sus poderes, como estos influyen en su vida y en la de su familia, las lecciones que aprende, los sacrificios que se ve obligado a hacer. Porque, al fin y al cabo, es una película que se centra básicamente en el personaje, una introspección a sus pensamientos y sentimientos. Hay quien me ha dicho que la película se hace un poco larga, que podría explicarse lo mismo con menos. Quizás sí, pero es que yo estaba disfrutando tanto que por mi podría haber durado media hora más. Solo la banda sonora escrita por Hans Zimmer ya es una delicia para el espectador. Por cierto, atentos a la escena en la que Jor-el le explica a Clark su historia.

Imagen de 'El hombre de acero'También creo que ha sido un gran acierto el cast de la película. Henry Cavill comparte la clásica estética de Superman que otros actores adoptaron antes que él, pero a la vez tiene cierto aire pícaro, seductor y gamberro, que se mete en el bolsillo a la sala enseguida. Amy Adams  es una Lois Lane decidida, segura de sí misma y rebelde, pero también femenina y empática. No interpreta en ningún momento el rol de damisela en apuros, pero queda perfectamente claro que es la aliada y compañera del protagonista. La relación amorosa entre ambos se toma el suficiente tiempo de desarrollo como para resultar creíble, dentro de los límites de una película de dos horas y media, claro. No es un romance encajado a la fuerza por la simple necesidad de contar con uno para redondear la trama. Da gusto ver, después de tantos años, a un Kevin Costner que no ha perdido ni su carisma ni su intensidad frente a las cámaras. Sin olvidar a otros secundarios de lujo como Diane Lane, Lawrence Fishburne y el papel hecho a medida de Rusell Crowe. Por lo que respecta al general Zod, interpretado por Michael Shannon, solo puedo alegrarme de que la cinta tenga un villano a su altura. Siempre he creído que un buen villano te garantiza una buena parte del éxito, en una película de superhéroes, incluso por encima del héroe. Es fácil hacer que la gente adore al héroe, es el bueno, el protagonista, pero el villano siempre es todo un desafío. La tendencia reciente, por desgracia, es que las películas de debut en el género de los superhéroes suelen contar con villanos lamentables, sin carisma ni profundidad ninguna. Sin embargo ‘El hombre de acero’ trata a los antagonistas con el mismo mimo y cuidado que pone en el héroe, y eso se nota. ¡Atentos! Porque en varias escenas de la película se hace alusión a la empresa “Lexcorp” y casi aseguraría que siguiendo el modelo de Batman se están guardando al enemigo principal para la segunda película.

Otra cosa que he leído por ahí es que muchas de las cosas que ocurren parece que el director se las saca de la manga. Es cierto, como decía al principio, que hay gran dosis de fantasía en esta película y quien vaya deseando sacarle fallos lo hará. No obstante, a mí me pareció que hay un esfuerzo bastante consciente a nivel de guión por explicar y dar justificación a cada una de las cosas que pasan, de forma que el propio espectador pueda, dentro del propio universo, obviamente, dar respuesta a todas las dudas que le surjan sobre el argumento.

Imagen de 'El hombre de acero'

Por concluir, y si habéis llegado hasta aquí os doy encarecidamente las gracias, creo que ‘El hombre de acero’ no es perfecta, ni gustará a todo el mundo, desde luego. No obstante, creo que es una película que tenía todos los números para ser una producción en serie más de la que nos tragamos semana si y otra también y sin embargo es una película bien hecha. Se notan las ganas de que el resultado sea bueno, se nota el cuidado por los detalles y se nota, sobretodo, el amor por lo que se hace.

4 estrellas4

Título original: Man of Steel. Dirección: Zack Snyder. País: USA. Año:2013. Duración: 143 min. Género: Acción / Fantasía / Ciencia-ficción. Estreno en España: 21 de Junio de 2013.

  • Becky

    Totalemente de acuerdo. No lo podría haber dicho mejor :)