Cine y TV

El incómodo Camino de Fesser

El Incomodo Camino De FesserLo último que hubiéramos creído posible del artífice de la adaptación cinematográfica de Mortadelo y Filemón y de aquellos cortos en los que una abuela muy ibérica y encantadora ensayaba las mil y una forma posibles de patear un penal utilizando a su nieto como balón, era una película como Camino, la biopic de Alexia González-Barros, una niña de catorce años en vías de canonización.

La película de Javier Fesser desnuda, sin sutilezas, una cruzada: la de una familia perteneciente al Opus Dei que quiere ofrecer a su hija, víctima del cáncer, como sacrificio a su Dios. No hay descanso para el espectador, afirman los que la han visto, en esta crónica del sufrimiento intolerable de una niña, de la resignación de un padre y del fanatismo de una madre y de una hermana que contemplan el cruel destino de la pequeña con una exaltación no carente de involuntaria crueldad.

Camino ya levantó antes de su estreno en la Sección Oficial San Sebastían las primeras reacciones negativas: la primera del Opus Dei que, como hiciera con El Código Da Vinci, ha recomendado la discreción del espectador. La segunda de los padres de Alexia quienes antes de la filmación difundieron un comunicado en el que aclaran que “en ningún momento ha existido ni existe relación, colaboración o participación de ninguna clase con el director, guionista, productor” del filme.

Tras el estreno de Camino, el hermano de Alexia, Alfredo, ha realizado una petición para Fesser a través de los medios y sobre la última escena del filme: “Te ruego que rectifiques públicamente tu aserto -que quiero creer fruto de un grave error inocente por tu parte- de que los padres y hermanos de Alexia se despidieron de su hija y hermana con un aplauso”.

Nosotros, en todo caso, esperaremos hasta verla.

Fuente | El País

Imagen | Blog de Cine Español