Noche y Gastronomia

El Kiosko: hamburguesas gourmet en el Borne

Hamburger

Que la comida rápida está cambiando con las  nuevas tendencias de alimentos frescos y naturales es un hecho, que la crisis nos ha llevado a que las propuestas gastronómicas den al cliente mayor calidad a un precio más razonable también lo es y que hay un culto en los últimos años a la hamburguesa más allá de Mcdonalds y Burguer King parece que nadie lo duda.

En la mezcla de todo esto nace El Kiosko, una original propuesta en el barrio del Borne de Barcelona. Aquí preparan maravillosas hamburguesas gourmet con una vocación de servicio rápido, funcional y moderno junto a una oferta de hamburguesas con ingredientes seleccionados y un espíritu de diferenciación.

Con una estética sencilla y divertida en el local y en todo lo que le rodea, (bolsas para llevar, servilletas, cucuruchos de papel para las patatas) la gente del Kiosko vende burguers de carnes seleccionadas cuidadosamente. Siempre hechas directamente en la parrilla y sin precongelados previos ni similares, por las brasas pasan ternera del Norte de España y del Pirineo, corderos burgaleses para opciones llenas de sabor y para los veggies opciones naturales y cuidadas.

Añaden una gestión excelente de los toppings, desde una gran variedad de salsas para acompañar ( ketchup casero en su versión agridulce y dulce hecho a bases de tomates naturales, chilis picantes o combinaciones de pimentones con sal y pimienta para las patatas) hasta panes caseros donde destaca ese bollo gourmet tipo brioche con sabor a mantequilla y terminando con alguno de sus artesanos y delicados pasteles para cerrar la comida.

En las ensaladas, verduras traídas directamente del mercado de Santa Caterina, presumiendo de cogollos de lechugas y tomates madurados en planta, así como de las más dulces cebollas de Figueras. Las patatas cocidas y posteriormente fritas son una auténtica delicia.

El servicio entronca con ideas de sencillez y cuidado del medioambiente. Piden que recojas tu propia mesa y apuestan por que la hamburguesa, que sirven en mesa en papel, se coma con las manos a la manera tradicional. Un acercamiento original y cuidado en un local que destina además parte de sus ingresos a iniciativas de solidaridad. Una buena vuelta de tuerca al fast food de toda la vida.