Noche y Gastronomia

El local de la semana: Alabaster

Salón Alabaster

Hablar de buen comer en Madrid, siempre ha estado ligado a la cocina gallega. El éxito e interés, especialmente de la lonja y la carne gallega en Madrid, siempre ha sido indiscutible e históricamente la gastronomía de estas tierras se ha colocado en los corazones de los capitalinos como generadora de las mayores satisfacciones en la mesa.

Esta tradición ha dado históricamente muy buenos restaurantes en la ciudad, desde las clásicas insignias como Portonovo, Ponteareas o Moaña, que casi se recitaban del tirón como mantra del gastrónomo ilustrado, hasta imprescindibles representantes  del buen marisco como Combarro o templos de la Galicia más tradicional en el plato como la Casa D´a Troya.

Este invierno, en el mes de febrero abría en el corazón de la capital, en la calle Montalbán 9, Alabaster, la apuesta madrileña del grupo gallego Alborada, cuyo mejor representante es el  local del mismo nombre en La Coruña, poseedor de una estrella Michelín.

Concebido como últimamente mandan los cánones, como un doble espacio que permite una opción más informal en torno a una gran barra y un amplio comedor burgués, Alabaster nos ha causado una magnífica impresión y le auguramos el mayor de los éxitos.

Situado en el entorno entre el Parque del Retiro y la Puerta de Alcalá, y muy cercano a la sede de la Bolsa de Madrid, el local funciona estupendamente como opción para comidas de empresa en un entorno con fuertes firmas financieras, así como para disfrute de comidas y cenas estrictamente particulares.

Decorado en un inmaculado blanco, con las paredes de ladrillo visto en este mismo color limitando la frialdad del conjunto, la zona de la barra, con altos taburetes en torno a ésta, permite la opción de comer de tapas o raciones a compartir. Una pizarra de cristal muestra las opciones al comensal, que puede elegir entre unas riquísimas croquetas de cigala, o estás mismas empanadas, así como sugerencias diarias que van variando conforme al género y que siempre nos regalan algún destacable guiso como el bacalao con guiso de morro de ternera o unas suaves y llenas de sabor, pochas con almejas. Precios muy ajustados para un ticket en torno a los 25 euros

En el comedor, dos salones principales y varios salones privados para una carta que lideran Oscar Marcos y Francisco Ramírez, profesionales curtidos en locales tan prestigiosos como La Terraza del Casino o Piñera. La propuesta se divide en cuatro grandes bloques.

Detalle platos alabaster

Los primeros marineros, con apoyo en un marisco fresquísimo traído directamente de Galicia como no podía ser de otra manera, nos deleitan con opciones como las zamburiñas fritas en polvo de gamba con salsa de soja, o su excelso bogavante en salpicón. Para los primeros campesinos, buenas verduras entre las que destacan alcachofas, cardo o espárragos.

La Lonja Gallega es la expresión del mejor pescado, con opciones como un sabroso rape asado con arroz de berberechos o una merluza de Burela con un ligero pil pil de lima que potencia el exquisito sabor de la reina de los pescados gallegos.

Entrecot de vaca gallega o un interesante jarrete con guiso de trigo y morcilla completan la parte De la Tierra, haciendo homenaje a la bondad de la carne gallega.

De postre es aconsejable no complicarse y probar un magnífico arroz con leche, como colofón a una excelente comida.