Noche y Gastronomia

El local de la semana: Mercado de San Ildefonso

detalle mercado san ildefonso

La moda de los mercados gastronómicos ha invadido nuestras ciudades desde hace unos años. A mercados tradicionales que constituyen todo un reclamo turístico como  el caso del Mercado de la Boquería en Barcelona, se han añadido remodelaciones y puestas en valor de antiguos mercados tradicionales, que se han convertido en auténticos centros de peregrinaje para foodies y gourmets con vocación cosmopolita y de calidad.

En los últimos tiempos, en Madrid hemos vivido el éxito del maravilloso Mercado de San Miguel, junto a la céntrica Plaza Mayor o la recuperación del Mercado de San Antón en el muy animado y colorista barrio de Chueca; un espacio que da cabida a puestos de comida, barras gourmets donde degustar auténticas delicatesen, espacios para symposiums y eventos y un buen restaurante en su última planta.

Al calor de esta moda, ha abierto en una de las arterias más alternativas del comercio en Madrid, la calle Fuencarral, el nuevo Mercado de San Ildefonso (Fuencarral 57). Concebido como un street market al estilo de los mercados de comida de Londres o Nueva York, en esta nueva apuesta para la gastronomía de la capital no encontramos puestos de venta de alimentos o comercios al uso, como en los antecedentes antes nombrados. En San Ildefonso todo es comida cocinada o preparada para consumir en el propio espacio o para take away.

Con un diseño moderno e industrial, cercano a una estética maquinista y de vanguardia, el mercado presenta tres plantas algo estrechas, donde se pretende crear  un espacio luminoso con ventanales abiertos al exterior y una concepción muy vertical de la distribución que fomenta la entrada de luz natural. Suelos adoquinados y vigas en hierro y metal para un edificio que regala dos pequeñas terrazas exteriores  donde descansan dos barras y unas cuantas mesas para un picoteo informal.

Tratando de huir de las franquicias, la selección de los 19 puestos que lo componen, ha sido muy cuidadosa intentando cubrir un amplio abanico de propuestas gastronómicas de interés.

Apuesta fuerte en la primera planta con los ibéricos de Arturo Sánchez, de incuestionable calidad, los quesos de la magnífica tienda Poncelet, las hamburguesas gourmet de Gancho y Directo y las frutas frescas y cortadas de Street Fruit. Un buen conjunto de opciones que sin alcanzar plantas superiores nos permite conformar una buena comida, por un ticket bastante asequible de no más de veinte euros.

Subiendo a la primera planta tenemos una barra central de bebidas con varias mesas altas y taburetes para consumir las delicias que aquí se nos ofrecen.

Jamón de Arturo Sánchez, con espacio específico para el rey de nuestros productos, huevos y deliciosas tortillas en el puesto de Huevos Malasaña, La Brochette haciendo honor a su nombre, cucuruchos de buen pescadito frito en Frit and Go, deliciosas variedades de croquetas en La Croqueterie u opciones verdes como las de las ensaladas de MyVeg un punto de frescura entre las suculentas propuestas. Para los bolsillos más pudientes, nécoras, ostras o percebes en La Lonja del Mercado.

Un abanico de posibilidades infinitas para disfrutar también junto a una buena cerveza o un buen vino en su piso final. Todo ello con vistas a la más bulliciosa y moderna de las calles madrileñas.

Visítenlo.