Bienestar

El masaje más exótico

Depositphotos_4873811_xs

Hawaii: El mero hecho de pronunciar este nombre nos hace viajar a destinos exóticos, llenos de colores, cálidos. Imaginamos una puesta de sol, mientras suena un ukelele y de fondo se oye el rumor de las olas. Por suerte, no es necesario gastar dinero en billetes de avión para vivir estas sensaciones o, al menos, las más parecidas. Se puede conseguir gracias al masaje Lomi Lomi.

El Lomi Lomi suele ser profundo e intenso con un componente espiritual muy definido. Así, se convierte en una de las formas más profundas que existen de masajear el cuerpo, lo que conlleva muchos beneficios. Intenta conseguir la armonía total trabajando todos los músculos del cuerpo, facilitando el paso de los fluidos energéticos. El terapeuta realiza movimientos rítmicos, básicamente con sus antebrazos y codos, que consiguen crear unas ondas sobre el cuerpo que resultan apacibles y vigorizantes al mismo tiempo.

El masaje se inicia con unos ejercicios de respiración, donde el terapeuta realiza un cuestionario para evaluar las zonas energéticas del paciente. La aromaterapia es también un complemento muy importante al Lomi Lomi, por lo que se usa aceite de coco y almendras dulces para dar masaje a los músculos y articulaciones del cuerpo, así como costalitos repletos de hierbas con té, flores hawaianas y esencias.

Para la filosofía Huna, la energía es su punto fundamental. Si existen tensiones, tanto a nivel físico como mental, la energía no puede fluir, y es eso lo que provoca el malestar. Por ello, el Lomi Lomi es un regalo de salud y bienestar que le trasladará al más puro exotismo de Hawaii.