Cine y TV

El Orfanato, subjetivamente aterradora.

Orfanato 

Laura, interpretada por la actriz Belén Rueda, decide comprar la vieja casa que funcionaba como un orfanato y que fue su querido hogar de niña hasta ser adoptada. Su objetivo es inaugurar en la propiedad un hogar para pequeños con capacidades diferentes por lo cual debe trasladarse allí con su marido y su pequeño hijo, Simón.

Simón es un niño especial que deja volar su imaginación y como muchos niños con esa capacidad tiene amigos imaginarios.  Al comienzo sus padres verán estos juegos con amigos inexistentes como un mecanismo lógico por el hecho de la reciente mudanza a una zona rural en la cual de por sí no abundan las criaturas y asumirán que al llegar los niños que albergarán sociabilizará con ellos y se olvidará  de los otros.

Sin embargo, los amigos intangibles son cada vez más y los intensos  juegos cada vez más verosímiles.  Laura no puede evitar ver esto y comienza a indagar, aunque a veces es conveniente  no hacerlo.Si bien es una película que podría catalogarse como terror sobrenatural y durante la primera parte el espectador tal vez crea que se trata de una historia típicamente predecible, se equivoca.

En mí tuvo un efecto que nunca había tenido un film, que la sensación de temor persista aunque la película haya terminado.

La dirección de Juan Antonio Bayona, la música, la escenografía  y actuaciones como la de Geraldine Chaplin, Belén Rueda y Mabel Rivera entre otros logran un producto altamente recomendable. 

Fuente e Imagen: Terra